Siria: Balance de 5 años de destrucción, luto y desolación

11 Ene 2017 Redacción Vanguardia

"Si el conflicto no termina pronto, éste podría ser el fin de Siria tal como la conocemos", sentenció  António Guterres  al punto en que concluía su mandato como Alto Comisionado de la ONU para los Refugiados (ACNUR), a finales del 2015.

Por  Luz Marina Chicas Gutiérrez

Fotografías: Agencias/Referencias. Patrimonio de la humanidad dañado por el concflicto en Siria.

Los inicios de la actual guerra en Siria hasta su crisis en la actualidad podrían resumirse en cinco etapas principales, según lo manifiesta “El Periódico”:

  1. Las protestas desencadenadas en marzo de 2011 donde varios millares de sirios pedían la renuncia de Bashir Al-Assad.
  1. La guerra civil: deserciones de militares sirios que se unen a los rebeldes. Este grupo fue creciendo y obteniendo armas que según los mismos combatientes de las brigadas rebeldes “Faruk”, fueron financiadas por Arabia Saudita y Qatar.
  1. Aumento de los “yihadistas”, haciendo perder terreno al original “Ejército Sirio de Liberación” (EDL). Entra en escena Al-Nusra, movimiento hermano de Al-Qaeda. El Estado Islámico (EI) lanza ya en junio de 2014 una fuerte ofensiva contra el pueblo iraquí y reivindica un califato en la Ciudad siria de Raqqa.
  1. Visto el anterior escenario y alegando la urgencia de una obligada presencia para “llevar la paz” y “establecer una verdadera democracia en Siria”, interviene, a finales de 2014, una alianza internacional encabezada por Los Estados Unidos, Arabia Saudita, Qatar, Jordania y Los Emiratos Árabes Unidos. Esta coalición empezó a bombardear al EI. Francia inició los ataques en septiembre del 2015 y el Reino Unido, en diciembre.

Rusia comenzó en septiembre atacando a “los terroristas del EI”. Pero además, ha bombardeado a grupos rebeldes y ha conseguido que el régimen de Al Assad, que hace medio año estaba al borde del colapso, haya recuperado terreno en zonas clave como Alepo. La intensificación de la guerra, ha provocado una colosal migración que, al 9 de marzo de 2016, registraba la cifra de 4,815,868 refugiados sirios diseminados en varios países del Medio Oriente y Europa. Los números podrían ser mucho mayores pero no todos los refugiados se registran con ACNUR al llegar al país de asilo.

  1. Actualmente, Al Assad se posiciona en gran parte del Oeste sirio, en el que operan conjuntamente su ejército con milicias simpatizantes. Rusia ha sido en este punto, el artífice de la liberación de Alepo y de que los enemigos de Al Assad hayan cedido terreno en esta y otras zonas. La frontera entre Siria e Israel ha visto el atrincheramiento del Frente Al Nusra, opositor a Al Assad. Según el mismo portavoz del ejército israelí, Peter Lerner, casi toda la línea fronteriza con Israel está en manos de este Frente.

En la región denominada “Altos del Golán”, existe una parte de territorio sirio ocupada por los israelíes desde 1967 y cuya desocupación, el gobierno sirio ha reclamado continuamente sin que hasta la vez, Israel acate la demanda.

A estas alturas,  es imposible ignorar que la guerra en Siria es el resultado de un conflicto de intereses económicos, geopolíticos y, no podemos negar, también religiosos. Estos intereses  hacen enfrentarse por un lado, a los EEUU, Arabia Saudita y Qatar (Turquía recientemente dejó de combatir a Al Assad) y por otro, a la Federación Rusa, a Irán y al gobierno laico de  Al Assad, apoyado por un sector considerable de la población que incluye a una parte de musulmanes sunitas y, prácticamente,  a todo el resto de creencias religiosas: incluyendo a una comunidad cristiana que desciende de la Iglesia Primitiva.

El catastrófico saldo.

La devastadora guerra en Siria mató a más de 280.000 personas, informó el Observatorio Sirio para los Derechos Humanos (OSDH).  Tras cinco años de combates, el saldo de 282.283 muertos incluye a 81.436 civiles, de los cuáles 14.040 son niños y 9.106, mujeres, señaló el OSDH. El organismo calcula que el mayor número de víctimas mortales está en las filas del ejército de Al-Assad, con 101.662 muertos, de los cuáles, 56.609 son soldados.

Entre los grupos rebeldes no  yihadistas, los muertos ascienden a 48.568, mientras que los islamistas son 47.095, incluidos los no sirios. Otros 3.522 muertos no han podido ser identificados. El saldo fue comunicado en plena tregua entre el gobierno y los rebeldes no yihadistas, en vigor desde el 27 de febrero y se presume que se ha estancado radicalmente desde la fecha, aunque los combates vuelven a producirse en varias partes del país debido la falta de avance en las negociaciones de paz, según informan las agencias SwissInfo   y  AFP International.

El impacto al patrimonio cultural

Por otro lado, todo el patrimonio cultural de la Unesco de Siria ha sido dañado o destruido por el Estado Islámico, asegura Russia Today (RT),  primer canal de televisión internacional en informar desde la zona afectada. Entre los sectores más devastados están:

Palmira

La invasión y posterior destrucción de la majestuosa Palmira por parte del Estado Islámico (EI) estremeció al mundo, pero la triste realidad es que ningún monumento histórico de Siria se ha librado de las consecuencias de 5 años de conflicto.

Algunos de los monumentos únicos destrozados por una de las mayores barbaries del siglo XXI son: Un museo al aire libre a  210 kms. de la capital y descrito por la Unesco como un "oasis en el desierto de Siria",  tomada por el EI en mayo de 2015.

El icónico “Arco del  Triunfo”, destruido por los extremistas en un acto que ellos calificaron de "limpieza cultural" del Oriente Medio. Cabe recordar que la ciudad fue arrasada por primera vez por los romanos en el 273 y luego reconstruida por el emperador Diocleciano.

La destrucción del templo de Baal-Shamin, dios semítico de las tormentas, las lluvias y la fertilidad, de 2.000 años de antigüedad, una de las reliquias  más importantes del mundo antes  que el ISIS lo demoliera  con explosivos y profanara sus tumbas.

Alepo, una de las ciudades habitadas más antiguas del mundo, que por siglos fue el centro urbano, comercial y cultural más importante de Siria, tal como lo atestiguan sus puertas medievales, sus estructuras cristianas del siglo VI, sus rectas calles romanas y el gran número de casas y palacios de la época otomana.

Uno de los monumentos más emblemáticos es la Gran Mezquita, fundada en el periodo omeya y reconstruida en el siglo XII. Alepo ha estado en la primera línea del  conflicto, hostigada por tanques y artillería, y ha sufrido una de las batallas más duras y prolongadas de la guerra civil en Siria.

La ciudad antigua de Damasco: En 2013, el templo judío más sagrado de Siria, la sinagoga Jobar de Damasco, de 2.000 años de antigüedad, fue saqueada y quemada. Las fuerzas del Ejército y los rebeldes sirios se culpan mutuamente por la demolición de este lugar de interés histórico y  de gran significado espiritual.

  1. Al sur de la provincia de Daara, es conocida como un importante sitio arqueológico con restos de la época romana, bizantina y artefactos del período islámico temprano. Ella acoge a un teatro romano del siglo II, uno de los ejemplos arquitectónicos mejor conservados de la época, y numerosos restos arqueológicos romanos.

Los monumentos de arquitectura islámica de Bosra incluyen la mezquita de Al Omari,  del año 720 y es una de las más antiguas del mundo. Desde la escalada de la crisis, la ciudad ha sufrido interminables bombardeos y combates.

Crac de los Caballeros. Situada en unas altas crestas que le proporcionaban una enorme capacidad defensiva, la fortaleza constituye uno de los edificios mejor conservados de arquitectura fortificada de los cruzados. Lawrence de Arabia la describió como "el castillo mejor conservado y más admirable del mundo". Saladino, que derrotó a los cruzados en el siglo XII, no logró tomarlo por asalto, pero sí lo hicieron los bárbaros del siglo XXI. Fue construido en el siglo XII para proteger la ruta entre las ciudades de Homs y Trípoli. El nombre con el que es conocido, 'Krak des Chevaliers', significa 'la fortaleza de los caballeros' en una mezcla de árabe y francés. Según la Unesco, el edificio era una  excelente muestra de las fortificaciones que se erigieron durante las Cruzadas, tanto por la calidad de su construcción como por el buen estado en el que se encontraba. En julio de 2012 se informó que los combatientes del Ejército Libre de Siria ocuparon el lugar y el Ejército sirio respondió bombardeando el castillo, que fue usado como base para atacar el pueblo alauita de Qumayri. Recientemente un comando especial del Ejército sirio recuperó la fortaleza luego de infiltrarse en ella a través de un muro destruido por un ataque de precisión de un avión ruso.

Saqueo de museos

Varios museos sirios han sido saqueados y las  investigaciones sostienen que los terroristas se lucran con el comercio de antigüedades y utilizan los beneficios para comprar armas. En la triste lista de estos museos figuran los de Deir ez Zor, Raqa, Maarat al Numan y Qalaat. Los sitios antiguos en Siria ocupados por extremistas del EI están siendo saqueados a escala industrial, y los objetos culturales son llevados de contrabando a países occidentales para financiar al grupo terrorista, asevera RT.

En la parte económica, la infraestructura petrolera, que antes del conflicto se encontraba  en excelentes condiciones, ha sido totalmente destruida. Esto, para un país que vive sustancialmente de la producción petrolera y otros recursos minerales, es sin duda un golpe al corazón de la economía siria.

Se presume que si el conflicto cesara en estos momentos, la reconstrucción de Siria tardaría al menos 20 años y costaría unos   200 millones de euros.

A este respecto, hay noticias esperanzadoras: El primer ministro sirio Wael Al-Halqi anunció que su país y Rusia han firmado un acuerdo para la reconstrucción de infraestructura en el país árabe por 850 millones de euros (960 millones de dólares). La tarea más urgente es la reconstrucción de la industria eléctrica y petrolífera.

El costo humano. Y aquí nos adentramos en el terreno más delicado, sensible y quizás, universal. ¿Con qué capital monetario o social podrá la humanidad reparar el daño no sólo en cifras, si no en términos humanos,  a la población siria durante los cinco años de guerra?¿tanta vida truncada, tanto dolor, tanto traumatismo causado a una nación empujada a la muerte en masa, a la orfandad y al exilio? Nos llega a la mente la imagen del niño sirio Aylan Kurdi, cuyo pequeño cuerpo fue encontrado sin vida en una playa de Turquía y que resume la tragedia del éxodo sirio: más de 4.5 millones de personas que se lanzaron a la incertidumbre, huyendo de un conflicto que, si bien había sido alimentado por el descontento hacia el Gobierno de Bashar Al Assad, también y en su gran parte, fue extendido y enraizado por las potencias internacionales de Occidente. Mientras escribo estas líneas, mucha gente en el mundo sigue ignorando quienes son los verdaderos causantes de esta guerra de grandes proporciones. Muchos incluso, nunca llegarán a saberlo. Al fin y al cabo, la historia, sobretodo hoy día, la escriben los vencedores. Mientras tanto, hay decenas de pueblos que se desangran a voluntad de poderosos que ven a las naciones y a sus recursos naturales como botines o pasteles que pueden repartirse.






Comentarios

Todos los campos son requeridos.

47 Av. Norte #226, Col. Flor Blanca, San Salvador.
Contáctanos: This email address is being protected from spambots. You need JavaScript enabled to view it.