La semilla de Berta Cáceres: inversores internacionales se retiran de Agua Zarca, en Honduras

13 Jul 2017 Redacción Vanguardia

La lucha por la defensa del río Gualcarque, que se vería afectado por el proyecto de la represa Agua Zarca, en el noroeste de Honduras, le costó la vida a la activista y lideresa Berta Cáceres. No obstante, ya son más las instituciones internacionales que se han retirado, ante la presión internacional.

Por Miriam García

Fotografías: Tomada de COPINH/Referencia

La lucha que inició Berta Cáceres, activista, lideresa y ecologista hondureña, contra la construcción de la represa Agua Zarca, en Honduras, no se detuvo ni aún con su muerte. Ahora, esta lucha suma una victoria más, al haberse retirado del proyecto el financiamiento de bancos de desarrollo europeo, Banco holandés para el desarrollo (FMO) y el Fondo Finlandés para la Cooperación Industrial (Finnfund), según dio a conocer OXFAM Internacional y el Finnfund en un comunicado.

Berta fue asesinada el tres de marzo de 2016, en un hecho que calificaron las autoridades hondureñas como un “intento de robo”; sin embargo, desde el primero momento su familia y colegas denunciaron que su muerte había sido por su trabajo de protección al río Gualcarque, ubicado en el noroeste del país centroamericano.

Cáceres era lideresa, integrante del Consejo Cívico de Organizaciones Populares e Indígenas de Honduras (COPINH); y desde 2006 inició una lucha para detener el proyecto de Agua Zarca, que afectaba a varias comunidades indígenas aledañas a la zona, así como la vida del río; importante para la subsistencia de las comunidades. Se consideró que la represa violaría el derecho al acceso al agua de las comunidades indígenas y además que nos e realizó el debido proceso de consulta popular para su realización. Con el golpe de Estado de 2009, la situación ambiental y de derechos humanos se agudizó en Honduras.

No obstante, Berta Cáceres acompañó la lucha de las comunidades a pesar que su trabajo le acarreó amenazas a su familia y a sí misma. Su trabajo por la defensa de los derechos humanos y ambientales hizo que en 2015 se le entregara el Premio Goldman, reconocido como el nobel ambiental; otorgado a personas que han trabajo por la defensa del medio ambiente. En esa ocasión, el discurso de Berta estuvo orientado a despertar las conciencias en torno a la problemática medioambiental. “Despertemos humanidad. Ya no hay tiempo” dijo entonces.

El trabajo del COPINH de activismo y protestas sociales logró en 2013, el retiro de la financiación de Agua Zarca por parte de la compañía China Sinohydro, así como la Corporación Financiera Internacional (CFI). Aunque no era el final de la lucha, sí fue un signo de la eficacia de su trabajo como activista. También fue lo que recrudeció la persecución en su contra.

La Comisión Interamericana de los Derechos Humanos decretó medidas cautelares para Cáceres, se le brindó y a pesar de ello, terminó siendo víctima de un atentado. Posterior a ella fue asesinada otra lideresa de lucha, Lesbia Yaneth Urquía y en julio de este año, su hija Berta Zúniga Cáceres denunció que ha sido víctima de persecución e intimidación. Ante esto, el movimiento activista y ecologista internacional continuó no solo la movilización por detener el proyecto, sino exigiendo justicia por los asesinatos de las activistas, mismos que continúan impunes.

La repercusión del trabajo de Berta provocó no solo la indignación internacional, sino también una exigencia de una investigación internacional e independiente. Así mismo, la diputada hondureña, Doris Guitérrez, anunció que presentaría al congreso el proyecto declarar como patrimonio nacional el Río Gualcarque, y otro proyecto para declarar a Berta Cáceres heroína nacional.

De acuerdo a la organización internacional, Global Witness, Honduras es el país “más mortal del mundo” para defensoras y defensores de los derechos humanos. Activistas se enfrentan no solo a proyectos de estado, sino a la infiltración del narcotráfico en muchos casos.

A pesar de ello, la lucha continúa y da frutos en el país, como lo ejemplifican las hijas de Berta Cáceres, el COPINH y el reciente retiro de dos financistas internacionales más del proyecto Agua Zarca. Uno de los inversores que aún continúa es el Banco Centroamericano de Integración Económica, al que exhortan retire el apoyo de dicho proyecto, de acuerdo a OXFAM Internacional.

Comentarios

Todos los campos son requeridos.

47 Av. Norte #226, Col. Flor Blanca, San Salvador.
Contáctanos: This email address is being protected from spambots. You need JavaScript enabled to view it.