La cuestión catalana. Un análisis

11 Oct 2017 Redacción Vanguardia

España se encuentra en una de sus peores crisis políticas de los últimos 40 años, el recién 01 de octubre en Catalunya se llevó a cabo el referéndum, considerado ilegal por el Gobierno Español, para decidir si esta región del nordeste de la Península Ibérica se independiza y forma su propio país en forma de República.

Por Héctor Murcia

Fotografía: Agencias Internacionales

Ante el desafío de las autoridades catalanas de realizar el referéndum, el gobierno central, dirigido por Mariano Rajoy, desplegó 10,000 agentes de policías y guardias civiles que fueron distribuidos en varios puntos de Catalunya, pero principalmente en Barcelona.

El Tribunal Superior de Justicia de Catalunya, por su parte, advirtió que lugares públicos como escuelas o bibliotecas no podían ser utilizados como colegios electorales y por lo tanto ordenó que fueran cerradas y desalojadas en el caso que hubiera personas en su interior.

El desalojo de los colegios electorales tenía que llevarlo a cabo la policía autonómica de Catalunya: Mossos d’escuadra. Sin embargo, los Mossos no realizaron ningún intento de desalojar los colegios electorales por lo que agentes de la Policía Nacional y Guardia Civil entraron en acción.

La jornada se tornó tan violenta que dejó a casi 900 personas heridas por los golpes, muchos de consideración, recibidos por los agentes policiales desplegados por el Gobierno Español.

A pesar de ello mucha gente logró votar y al final de la jornada, según el informe dado por la Generalitat de Catalunya, los votos a favor de la independencia alcanzaron un 90% con 2,2 millones de votos y una participación del 42%.

Ante los resultados, el presidente de la Generalitat, Carles Puigdemont, manifestó en un mensaje televisivo que trasladaría los resultados de la votación al parlamento catalán y que en los próximos días declararían su independencia del reino de España.

Pero tal declaración no ha llegado a pesar que ya ha pasado más de una semana desde la realización del referéndum y todo parece indicar que la Generalitat buscará la vía del dialogo para encontrar una salida bilateral.

La pregunta que muchos se hacen es: ¿por qué Catalunya se quiere independizar de España?
Aunque existe el factor socio cultural, en el que manifiestan que esta región tiene su propia cultura, lenguaje e identidad, por lo que consideran que tienen derecho a un Estado propio; existe otro importante factor que mueve el sentimiento independentista: la economía.

Según el movimiento independentista, siendo Catalunya uno de los principales motores económicos de toda España, ésta recibe menos inversión de lo que tributa al gobierno central. Aseguran que esta situación favorece a otras regiones más pobres en detrimento de sus propios ciudadanos, impidiéndoles que puedan gozar de mayor desarrollo social.

Pero no solo los independentistas acuden al tema económico para reforzar sus argumentos. También los movimientos contra la independencia hacen uso de este recurso para defender su postura y aquí surge otra pregunta no menos importante que la anterior: ¿Qué perderían España y Catalunya si se separan?

Según una publicación de la BBC hecha el 07 de octubre, es decir, una semana después del referéndum, las pérdidas tanto para España como para Catalunya serían mayormente económicas y aunque ni España ni Catalunya quedarían bien paradas después de una hipotética ruptura, sería España quien más sufriría las consecuencias.

La información publicada por la BBC deja claro que Catalunya sufriría grandes repercusiones económicas, partiendo que quedaría fuera de la Unión Europea y por lo tanto tendría que emitir su propia moneda: “Las empresas y universidades tampoco podrían participar en programas europeos de investigación, que suponen una importante fuente de financiación para muchos científicos. Por ejemplo, Cataluña tiene asignados 1.521 millones de euros (US$1.784 millones) en ayudas de los Fondos Estructurales y de Inversión para el periodo 2014-2020, según datos de la UE.”, señala el informe.

Pero, como ya se dijo anteriormente, España sufriría más, económicamente hablando.

“Cataluña registró el año pasado un PIB récord: 223.629 millones de euros (unos US$261.500 millones). Una cifra por encima de la economía de Ecuador y que duplica la de Panamá.

La independencia le costaría a España entonces decir adiós al 19% de su PIB y el 18,4% de sus empresas.

El resultado sería un Estado "más pobre", admitió el presidente del Instituto de Estudios Económicos  (IEE), José Luis Feito. El PIB per cápita caería unos US$1.000 hasta los 23.250 euros (unos US$27.219).”

Además, perdería el puerto más importante del mediterráneo, el de Barcelona.

“El puerto resulta clave también para el turismo: casi cuatro millones de pasajeros pasaron por ahí el año pasado. Además, cruceros como el Harmony of the Seas, el más grande del mundo, lo tienen de base”, indica la BBC.

De igual manera, el rubro turístico sería un factor por el cual España sufriría una gran pérdida ya que son miles de millones de euros en juego porque este país es una potencia turística a nivel mundial.

Por ejemplo, en 2016 España recibió 75,3 millones de turistas, batiendo todos sus records de años anteriores, pero de este total de turistas, Catalunya recibió el 22,5%

Es decir, una cuarta parte de los turistas que entraron a España pasaron en tierras catalanas.

Según el informe de la BBC,  “Catalunya cuenta con unos 580 kilómetros de costa que ofrecen paradisiacas playas a las que se puede acceder con facilidad en tren o autobús. En invierno, sus montañas en los Pirineos están entre las favoritas de los esquiadores.

Además de eso, no se puede dejar de lado la importante riqueza cultural con la que cuenta esta región y que son considerados Patrimonios de la Humanidad como son las obras arquitectónicas de Antonio Gaudí, que se pueden contemplar por toda Barcelona. Igualmente la de muchos otros artistas catalanes que han dejado importantes aportes a la cultura.

Ante este panorama, muchos son los sectores tanto en España como en Catalunya y a nivel mundial, que han pedido el diálogo entre las partes involucradas para buscar una salida consensuada.

Comentarios

Todos los campos son requeridos.

47 Av. Norte #226, Col. Flor Blanca, San Salvador.
Contáctanos: This email address is being protected from spambots. You need JavaScript enabled to view it.