Peleas de gallos: ni los animales se salvan de las pandillas

08 Jun 2015 Redacción Vanguardia

El Salvador es un país que aún no tiene una ley en defensa de los animales, y las pandillas aprovechan esta vacío en la ley para crear sus propios negocios a través de las peleas de gallos, por lo que estos grupos no pueden ser acusados de cometer un delito al ser parte de estas prácticas sangrientas.

Por Eduardo Barahona(*)

Fotografías: Eduardo Barahona

En las Islas de Feroe en Dinamarca  matan anualmente a cientos de ballenas y delfines  como parte de una tradición sangrienta, en la cual niños jóvenes y adultos se concentran a las orillas del mar para cortar a estos animales. Las aguas del océano se tornan rojo carmesí y la sangre es parte de un espectáculo macabro.

España es conocido por una tradición donde los toros son sacrificados ante el entretenimiento de miles de personas que atestiguan la llama corrida de toros en Pamplona, luego de que los toros salen a las calles y son torturados con banderillas que se clavan en los cuellos de estos animales para luego ser atravesados por los toreros.

El Salvador también es uno de los países que vende entretenimiento sangriento con las llamadas peleas de gallo. Al norte de San Salvador se encuentra el municipio de Aguilares, lugar aparentemente tranquilo, pero al estar más de cinco horas en esta zona te das cuenta que las paredes están marcadas con el número 18 y las letras MS.

La única forma de entrar en “zonas rojas” llamadas así, por el grado de peligrosidad, es acompañado de alguna campaña política que beneficie a las familias de los pandilleros, solo así se puede vivir la realidad de un submundo de muerte, donde los animales son el espectáculo y el negocio de las pandillas.

Al estar en el lugar por seguridad me dieron una camiseta azul del partido político que llegaba con piñatas, dulces, regalos y medicinas para las personas de Aguilares, la primera impresión del lugar fue buena, ya que la gente nos recibió con agrado pero al volver la mirada a una cancha de fútbol cercana, observé una multitud de personas que rodeaban un contorno de un circulo de barandas: se trataba de una pelea de gallos. Cuando quise tomar fotos, dos sujetos se acercaron para ver que hacía, por lo que decidí prestar la cámara a una niña del lugar y en ese instante pude captar un par de imágenes del atroz espectáculo donde los gallos eran armados con espuelas en sus patas para causarse mayor daño en la pelea.

Pude observar como los dueños de los gallos pasan de mano en mano fardos de billetes de  10 y 20 dólares como en las películas "Hollywoodense", y con atención pude observar que algunas de las personas que apostaban eran pandilleros por los tatuajes en sus brazos.

Una mujer se me acercó para poder observar las fotografía que se habían captado con la cámara; sonreí y le mostré las primeras tres fotos que eran rostros de niños entre esos el rostro de la que parecía ser su hija, la niña quien me salvó la primera vez cuando le enseñé como tomar una fotografía.

Los gritos comenzaron y los gallos seguían peleando, parecían que volaban cuando se atacaban, la sangre empezó a aparecer en los cuerpos de las aves, por lo que la emoción en el lugar se convirtió en un frenesí de groserías, donde cada quien apoyaba al gallo que se le había apostado.

Después de la primera pelea me acerqué a unas de las jaulas donde se encontraba el gallo “ganador”, el animal estaba desfigurado, su ojo desecho literalmente y pregunté:

-¿No se muere?

El dueño del animal me miró fijamente y una sonrisa burlona lo acompañó.

-Nombre loco, si este es el "campión", este ya le ha dado "verga" a un "vergo" de gallos "culeros".

-Hey ¿puedo apostar?

-Si tenés más de cien, dólares dale.

Eso fue lo último que dije después de retirarme.

Cuando regresé con las personas que promovían su campaña política, tuve la suerte de encontrar a un habitante de Aguilares y justamente del lugar donde la sangre es dinero para los pandilleros.

Don Antonio, un habitante de la zona, me pidió varias veces que no se mencionara su nombre y mucho menos que se ocupara una grabadora para entrevistarlo.

La primera pregunta que surgió fue: ¿cómo funciona esto de las peleas de gallo?

-Mire la verdad que aquí no se puede hablar de eso, aquí lo matan uno y uno pues solo trabaja, ve las cosas y no dice nada;  pero aquí la gente ya acepta que estos muchachos hagan las peleas de gallos en la colonia, porque están tranquilos y no friegan a la gente.

Se secó el sudor de la frente con un pañuelo y me dijo en secreto.

-Mire hablemos cuando salgamos de aquí porque aquel bichito de la esquina es "poste" (vigilante de los pandilleros).

En el camino Don Antonio comentó que hasta la policía llegaba y no decían nada y que algunos apostaban, y luego el entrevistado fui yo cuando Don Antonio preguntó  

-Mire ¿Verdad que eso de las peleas de gallo no son prohibidas?

Y justamente así es. En el país no existe una ley que regule o que prohíba el maltrato animal. Exceptuando la reforma del artículo 20 de la ley de conservación silvestre que prohíbe el uso de animales silvestres en los circos, esta aprobación en el año 2013 se dio gracias al esfuerzo de organizaciones sociales.

Algunos miembros de los partidos políticos como Gran Alianza Por La Unidad Nacional (GANA)  y el extinto, Cambio Democrático (CD) presentaron un plan a la Asamblea Legislativa para reformar el artículo 261 del código penal para que se establezcan sanciones monetarias o, en su mayor caso, la prisión para quienes maltratan a los animales domésticos.

Y el actual alcalde de San Salvador, Nayib Bukele, presentó una nueva ordenanza municipal para el bienestar de los animales, pero aunque existan una minoría de representantes de los partidos de izquierda y derecha en el tema de protección animal, estas peticiones solo son ecos ya que el negocio "pandilleril" y de algunos funcionarios están en juego.

Las pandillas siguen ganando terreno debido a los vacíos de ley en el país, y como en Pamplona España o en las Islas de Dinamarca, la sangre será una característica no solo del municipio de Aguilares con sus peleas de gallo, sino también en todo el país con la expansión de las pandillas

El maltrato animal es parte  de un negocio donde se esconden intereses más allá de los que se pueden imaginar donde en palenques “decentes” también participan funcionarios públicos y disfrutan de la sangre que emana de los cuellos de los gallos, mientras al siguiente día se alimentan con pollos rostizados y los pandilleros siguen contando billetes.

 (*)Colaborador de Vanguardia El Salvador

 

 




3 comments

  • Modulo
    Modulo Wednesday, 08 Febrero 2017 14:56 Agregar Comentario

    La sobreveviencia del mas apto la peor excusa para justificar las peleas de gallos :( Los animales sufren y si pelean por naturaleza, creo que no es natural que usen espuelas. todo es un negocio sangriento.

  • Miriam
    Miriam Wednesday, 08 Febrero 2017 04:38 Agregar Comentario

    Qué lamentable que vea las peleas de gallos como un "deporte" legal; o mejor que el boxeo. Un animal no tiene criterio para saber por qué pelea; lo hace por sobrevivencia. Si leyó la investigación, quizá notó que en estos "espectáculos" que exacerban la violencia desmedida y la crueldad animal ; además se mueve dinero en apuestas que son utilizadas para drogas y otros ilícitos. Es absurdo que diga que al gallo se le da un cuido especial y se le alimenta con lo mejor; si después finaliza muriendo desangrado, desmembrado y tirado a la basura sin haber terminado de morirse; porque perdió la pelea. Pero es algo cultural, lastimosamente; una costumbre espantosa, inhumana y peligrosa; por el tipo de ilícitos involucrados.

  • Andres
    Andres Thursday, 26 Enero 2017 18:14 Agregar Comentario

    La ignorancia de no saber que los gallos pelean por naturaleza de que sobreviva el mas apto, hace a gente como los periodistas amarillistas tachen este deporte de cuidar con honores a os gallos como a un boxeador darles la mejor comida y granos que hay e invertir en su bienestar, hacen que personas ridiculas lo asocien con pandillas cuando en realidad no es asi, en cualquier ambito de nuestro pais las pandillas estan al asecho y esto se debe a la corrupcion de los que tienen el poder en el pais, incluso a diarios amarillistas que solo buscan vender, yo estoy en contra del maltrato animal causado por el hombre como peleas de perros, maltrato a toros etc, pero en cuanto a gallos se refiere el hombre no actua en el maltrato, ya que si se encuentran dos gallos enfrente por naturaleza uno quedara muerto y el otro vivo, el hombre solo les da cuido y los alimenta sanamente y les da una vida ideal para un animal, no como los que los crian para consumo que los tienen en condiciones deplorables y que personas como usted señor periodista se come su carne de pollo y participa en ese maltrato a animales de consumo en condiciones deplorables, eduquese e investigue antes de hacer semejantes declaraciones, vea puerto rico y otras islas del caribe el gallo es el animal mejor cuidado de ahi y se practica las peleas como un deporte similar al boxeo, es mas, diria yo que es mas respetable que el boxeo porque si el gallo no quiere pelear no se le obliga, ahi termina la pelea, INVESTIGUE ANTES DE HABLAR, y ahi los galleros no se lucran, los que se lucran son los que no cuidan gallos y no tienen gallos y solo llegan a apostar esos si se lucran sin hacer un proceso de cuido y ahi si creo que entran los delincuentes, pero mejor que apuesten y que no anden matando.

Comentarios

Todos los campos son requeridos.

47 Av. Norte #226, Col. Flor Blanca, San Salvador.
Contáctanos: This email address is being protected from spambots. You need JavaScript enabled to view it.