Las desigualdades del agua en Suchitoto

04 Sep 2016 Redacción Vanguardia

Comunidades organizadas de Suchitoto evidencian la sobreexplotación del manto acuífero cercano al Río San Lucas. En esta zona, tres pozos proveen agua para más de 170 manzanas de zacate King Grass, una especie nociva de flora; mientras que un sistema de agua que abastece a más de 30 familias comienza presentar problemas de escasez.

Por Miriam García

Fotografías: Mirna Pacheco

Suchitoto se ha sumado a los municipios donde el agua, ese líquido esencial para la vida, es disputado debido a intereses contrapuestos. Por un lado, el uso industrial del agua, necesaria para echar a andar algunas iniciativas empresariales; y por el otro el inherente derecho humano al agua de las personas en determinado sector.

Este municipio del departamento de Cuscatlán ha tenido una historia acerca de la gestión del agua muy interesante en los últimos años. Ha sido catalogado como un municipio donde la gestión de este recurso tiene la mayor cobertura a nivel nacional y además con equidad de género. Por eso no es de extrañar que cuando se cierne una amenaza sobre el líquido vital, las comunidades del municipio se pongan en alerta.

Eso fue lo que ocurrió en el municipio cuando una empresa textilera, Textufil, sembró manzanas y manzanas de una especie de zacate “Arundo Donax” o King Grass; y para mantenerlo perforó tres pozos de agua en los terrenos. Líderes comunales de Suchitoto, principalmente aquellos comprometidos por la Gestión Sustentable del Agua interpusieron una demanda, objetando que se estaba sobreexplotando el agua de la zona, afectando así el caudal de los mantos acuíferos de la zona y del río San Lucas.

Esta demanda, que fue acompañada por instituciones sociales comprometidas por el medio ambiente, señalaba que la empresa Textufil había perforado los tres pozos en la zona aledaña al río San Lucas sin contar con los permisos correspondientes a ANDA, al MARN y a la Alcaldía Municipal de Suchitoto; por lo tanto operando desde la ilegalidad.

Dicha demanda fue interpuesta al Juzgado Ambiental de San Salvador, como puede verse en la resolución que el mismo juzgado emitió. Durante el foro “Participación comunitaria para la defensa de la Gestión Sustentable del Agua en el Municipio de Suchitoto” el juez ambiental Samuel Lizama resumió la sentencia emitida por el juzgado.

Lo que se determinó fue que la empresa debía gestionar los respectivos permisos de uso, con todos los requisitos de estudios y análisis de viabilidad que estos requirieses: “Los permisos respectivos deben ser previos a la actividad, en la práctica se ve una realidad diferente. Muchas actividades económicas se comienzan antes que la gente vaya a realizar los permisos correspondientes. (…) esos permisos porque son competencia de las instituciones que deben evaluar esa actividad económica. Puede ser que luego no se les autorice y entonces ya no puedan seguir sin su actividad económica” señala el juez Lizama acerca de la sentencia que dio el juzgado a la demanda.  La sentencia en ningún momento sancionaba a la empresa por haber operado desde la ilegalidad durante años; ni tampoco clausuraba las operaciones hasta no obtener dichos permisos.

De acuerdo a un exempleado de la empresa textilera, quien prefirió no dar su nombre, los pozos en esta zona están funcionando desde el año 2014. La empresa se afincó en Suchitoto en 2013; con intención de sembrar manzanas y manzanas del zacate conocido como “Arundo Donax” o zacate King Grass; con el objetivo de utilizarlo luego como biogenerador de energía.

En Suchitoto, cerca del caserío San Lucas, es posible observar las más de 170 manzanas sembradas de este vegetal. El King Grass hace honor a su nombre, pues es un zacate que crece hasta casi tres metros de alto. Es grueso, de hojas delgadas y de un verde intenso; crece con rapidez hasta alcanzar su tamaño adecuado, más o menos en seis meses. Su uso es industrial. Cuando se seca, este producto es cortado, alineado y empacado; pare luego utilizarse como generador de bioenergía.  

De acuerdo al mismo exempleado, lo que se ha sembrado de zacate necesita al menos unos 27 mil galones de agua para irrigarlos; y es para ello que se han construido los tres pozos; que abastecen la producción. Por la cercanía geográfica, esta extracción de agua afecta al sistema de agua Apolinario Serrano; que abastecía a unas 30 familias, de acuerdo a los líderes comunales de la zona.

Pero la sobreexplotación -ilegal- del acuífero no es lo único que preocupa a los habitantes de Suchitoto. Un monocultivo tan grande como el de zacate King Grass necesita de agrotóxicos para evitar plagas y para su crecimiento en general, y además significó deforestar grandes extensiones de terreno que pudieron ser utilizadas para cultivos de subsistencia. “. Nosotros no pretendemos que la empresa se valla, no, sino que esté de manera legal, no gastándonos el agua, con sus empleados también porque necesitan el trabajo, que todo salga bien. Este caso que está dañando el medio ambiente, deforestando, y con la amenaza de los químicos” expresa Ernesto Guevara, vecino de la zona del sistema Apolinario Serrano.

Guevara señala que muchas personas reclaman porque el agua que es servida por el sistema comienza a escasear. Y el agua en la zona ha sido un problema de años. Así lo expresa Ángel de Jesús Guirola. Este hombre, entrado en años, señala que en la zona siempre ha sido complicado obtener agua. Él vive más lejos del sistema y más cerca de los zacatales de la empresa textilera. Mientras los sembradíos están verdes y en crecimiento, Ángel de Jesús cuenta que en su comunidad, el caserío San Lucas, las 35 familias que lo habitan hacen uso de agua de una quebrada en invierno; en verano se complica la situación a otra comunidad, San Francisco, ubicada a tres kilómetros de San Lucas.

“No es cosa favorable, aquí la gente pasa hasta quince veinte días tomando agua sucia de la quebrada. En el verano es lo duro. Nosotros vamos a pedir agua a San Francisco. Desde hace tiempo que vivimos aquí y nunca hemos tenido agua potable. Vivimos del cultivo y cuando no cae agua vemos a dónde vamos. Lo que hacemos es hacer pozos y recaudar agua” dice Ángel de Jesús. En San Francisco les regalan el agua; pero deben pagar el transporte para poder obtener el vital líquido.

Pero la inequitativa distribución del vital líquidido no es el único problema que ha venido junto a las parcelas de zacate gigante. La especie “King Grass” se llama en realidad “Arundo Donax” y es señalada por la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza como una de las 100 especies invasoras más agresivas del mundo. De hecho, la misma resolución del Juzgado Ambiental señala a la empresa a que presente un estudio de viabilidad de la siembra de dicha especie en la zona; pues debe ser controlada y monitoreada por expertos debido a su peligrosidad para la flora y los ecosistemas locales. Pero, hasta este año, se han sembrado cerca de 175 manzanas de dicho zacate en las cercanías del caserío San Lucas. Y la siembra de otras 80 manazas está pausada debido a la reciente emisión de la resolución (mayo de este año.)

No obstante, los conflictos parecen no haber finalizado con dicha resolución; que no sanciona ni multa ni mucho menos ordena suspender las acciones a la empresa. Algunos vecinos del sistema Apolinario Serrano han señalado que, luego de la demanda interpuesta, la empresa despidió a personas de la comunidad; aduciendo que los demandantes eran los causantes de los despidos. Algo que ellos desmienten rotundamente. Su intención, señala una mujer que prefirió omitir su nombre por seguridad, es simplemente asegurar y cuidar el agua para sus hijos e hijas, su futuro.

Esta opinión es compartida por Ernesto Guevara, quien señala que la lucha no es contra las empresas; siempre que operen dentro de la legalidad y la viabilidad. “Lo que queremos es que se llegue a algo importante: que no se nos vaya al agua y podamos tener el vital líquido. No perjudicamos a nadie, luchamos para no quedarnos sin agua” finaliza Guevara.


Ponentes del foro sobre gestión sustentable del agua en Suchitoto.

Habitante de Suchitoto expone la problemática del agua en el municipio.

Asistentes al foro sobre gestión sustentable de agua en Suchitoto.

Zanjones creados para abastecer de agua e irrigar los sembradíos de zacate King Grass

El zacate Arundo Donax, conocido como King Grass

Ángel de Jesús

Don Ángel de Jesús en su hogar, ubicado en el caserío San Lucas

Ernesto Guevara

Comentarios

Todos los campos son requeridos.

47 Av. Norte #226, Col. Flor Blanca, San Salvador.
Contáctanos: This email address is being protected from spambots. You need JavaScript enabled to view it.