Jaltepeque: Una semana sin respuestas

21 Mar 2017 Redacción Vanguardia

El 15 de marzo las comunidades del estero de Jaltepeque encontraron miles de peces muertos flotando en las aguas de un sitio protegido por su biodiversidad. Un sitio rodeado de monocultivo de caña de azúcar, donde se utilizan agrotóxicos como el peligroso glifosato.

Por Miriam García

Fotografías: Genia Yatsenko

Ha pasado una semana desde el desastre ecológico que se cobró la vida de miles de peces, crustáceos y ahora también aves en un sitio protegido de El Salvador, una zona catalogada como “sitio RAMSAR”; por su importancia como un humedal con fauna y flora protegida. Este lugar es el estero de Jaltepeque, ubicado en la región del Bajo Lempa. Una mortandad atribuida a un viejo enemigo del medio ambiente: los agrotóxicos.

Las comunidades organizadas en el Movimiento Popular de Agricultura Orgánica (MOPAO) se han manifestado con una denuncia pública; luego de que medios de comunicación hayan acudido a esta zona a documentar el hecho; pero los encargados de deducir responsabilidades y pedir reparaciones no se han hecho presentes. Ni el Ministerio de Medio Ambiente, el Ministerio de Agricultura, el Ministerio de Salud o la Fiscalía General de la República han enviado delegaciones o hecho comunicados sobre el desastre ecológico en el sitio RAMSAR.

“Nosotros fuimos los más afectados por la tormenta que cayó hace 8 días y arrastró agua hasta nuestro estero. Las aguas iban tan contaminadas que todos los peces perecieron” dice José Vicente Cordero, presidente de la comunidad Santa Marta, una de las tres más afectadas por su cercanía al estero. José Vicente señala que se ha atribuido la contaminación al abuso de agrotóxicos de la caña de azúcar, un monocultivo que rodea el municipio de Tecoluca.

De acuerdo a Cordero, el glifosato y otros químicos madurantes y pesticidas utilizados para la caña de azúcar permanecen en la tierra en forma de ceniza, al ser quemados los cañales. Esta ceniza es la que fue arrastrada por una tormenta el pasado 15 de marzo, hasta el estero, y contaminó el agua, impidiendo el paso del oxígeno. Así explica este hombre la muerte de miles de especies. Además señala que el ganado de las comunidades se abastece de esta agua; y los efectos de la contaminación podrían ser peores.

Pero esta explicación necesita una validación técnica y científica para deducir las responsabilidades. Las comunidades del estero subsisten de la ganadería y agricultura; la pesca es para su consumo; pero es innegable la articulación del estero con todas sus actividades. Ellas y ellos son también víctimas de este desastre; pero es necesario un estudio no solo científico; si no articulado con el Ministerio de Medio Ambiente y Fiscalía si es posible, para exigir reparaciones.

Cristina Díaz, representante de MOPAO, señala que en el municipio se aprobó una ordenanza municipal recientemente, que regula el uso de agrotóxicos en la industria cañera y sandillera en la zona; por lo que buscan socializarla con las comunidades y que así la presión hacia las instituciones crezca: “Nuestras acciones es buscar a las instituciones y personas encargadas para que puedan hacer algo (…) CRIPDES; MOPAO; CORDES hemos trabajado acompañando a las comunidades para que denuncien y la fiscalía o instituciones tomen cartas en el asunto.”

Un sitio RAMSAR es un humedal (cuerpo de agua) de importancia biológica por su biodiversidad de especies (peces, aves) y por ser una reserva de agua vital para el país. Los sitios RAMSAR deben ser regulados por el Ministerio de Medio Ambiente. Un hecho como este supondría que la entidad gubernamental acudiría a hacer los estudios pertinentes en el agua de la zona; para identificar el causante de la muerte de las especies. El MARN ya ha trabajado articuladamente con el Laboratorio de Toxinas Marinas (LABTOX) de la Universidad de El Salvador para determinar causantes de la muerte de tortugas hace algunos años. Esta podría ser otra oportunidad para activar esta red de trabajo para defender el medio ambiente.

Esto es lo que esperan las comunidades del estero Jaltepeque; principalmente porque ha pasado una semana y los efectos están creciendo. Ese próximo 22 de marzo se conmemora el Día mundial del agua; pero El Salvador todavía tiene cuentas pendientes con este vital líquido. La zona de Jaltepeque, por ejemplo, está rodeada por 7 mil a 8 mil manzanas de monocultivo de caña, como señala el técnico de MOPAO, Juan Luis Avilés. Este manzanaje está repartido entre los ingenios Central Izalco, Jiboa y Chaparrastique, además de otras manzanas dedicadas al cultivo privado de sandías.

Para el cultivo de caña se utiliza glifosato, un madurante que se impregna en la tierra; y en otras zonas de El Salvador, ha causado estragos en la salud de comunidades y el agua subterránea de pozos. Es competencia de las autoridades determinar si estos peces son nuevas víctimas del glifosato y si habrá reparaciones para las comunidades que subsisten de la pesca. Los pobladores lo exigen a las puertas del Día mundial del agua, en un país que también franquea la puertas de una crisis hídrica.



Comentarios

Todos los campos son requeridos.

47 Av. Norte #226, Col. Flor Blanca, San Salvador.
Contáctanos: This email address is being protected from spambots. You need JavaScript enabled to view it.