El Salvador baja al puesto 62 en estudio sobre la libertad de prensa

26 Abr 2017 Redacción Vanguardia

La ONG francesa Reporteros sin Fronteras, ha dado a conocer  La Clasificación Mundial de Libertad de Prensa para 2017 en el que se detalla que nuestro país ha bajado 4 puestos respecto al año pasado, ubicándose en el número 62 de un total de 180 países. En 2016 se ubicó en el puesto 58.

Por: Héctor Murcia

Fotografía: Reporteros sin Frontera

A pesar de encontrarse en una posición de riesgo según la publicación de este organismo, El Salvador se ubica bastante arriba de otros países del istmo centroamericano pero muy por debajo de Costa Rica, en el sexto lugar.
Costa Rica es el único país latinoamericano entre los primeros 10 donde el ejercicio periodístico se ejerce de manera relativamente libre y donde existe una avanzada legislación en materia de libertad de información. En este “top ten” se encuentran casi todos los países nórdicos, además de los Países Bajos, Suiza, Jamaica y Bélgica.

Según el documento, el que El Salvador haya bajado su puntuación, se debe a que los medios de comunicación se enfrentan a la violencia generalizada del país. También asegura que la libertad de información ha perdido terreno desde 2014 con la llegada a la presidencia de Sánchez Cerén, quien acusó a los medios de emprender una “campaña de terror psicológico” contra su gobierno.
El estudio también ha revelado que los periodistas que investigan casos de corrupción o las finanzas públicas sufren de intimidaciones o presiones por parte de funcionarios.

A pesar de ello, El Salvador se encuentra en mejor posición que países como Japón (72), Israel (91), Brasil (103) o México (147).

El estudio destaca, además, el preocupante debilitamiento del periodismo debido a la erosión democrática en muchos países del mundo.
“La edición 2017 de la Clasificación Mundial de la Libertad de Prensa publicada por Reporteros sin Fronteras (RSF), revela que las violaciones a la libertad de informar ya no son una característica exclusiva de los regímenes autoritarios y de las dictaduras. También en las democracias esta libertad adquirida a priori es cada vez más frágil”, subraya el análisis.

También señala “la gravedad de los ataques contra los medios de comunicación, así como el triunfo de los ‘hombres fuertes’, que han hecho que el mundo –en particular las democracias– entre en la era de la ‘posverdad’, la propaganda y la represión.”

Para llevar a cabo esta clasificación y su análisis, Reporteros sin Fronteras  elabora un cuestionario. El grado de libertad del que gozan los periodistas en los 180 países se determina por las respuestas dadas al cuestionario por expertos. Al análisis cualitativo se suma un registro cuantitativo de los actos de violencia cometidos contra periodistas en el periodo tomado en cuenta.

Los temas abordados en el cuestionario son: el pluralismo, la independencia de los medios de comunicación, el ambiente en el que los periodistas llevan a cabo su trabajo y la autocensura, el marco legal, la transparencia y la calidad de la infraestructura con que se cuenta para producir la información.

Así mismo detalla que para  realizar la Clasificación, el cuestionario tuvo la modalidad online y estuvo  conformado por 87 preguntas.

“El cuestionario fue traducido en 20 idiomas –entre ellos el inglés, el árabe, el chino, el ruso, el indonesio y el coreano–, y se envió a profesionales de los medios de comunicación, abogados y sociólogos para que lo contestaran. Las respuestas de estos expertos, seleccionados por RSF, aunadas a los registros sobre los actos de violencia cometidos contra periodistas en el año civil transcurrido, permiten obtener una puntuación”, destaca la publicación.

Al final de la clasificación, en el puesto 180, se encuentra Corea del Norte.
Sin embargo, el mismo estudio destaca que aunque La Agencia Central de Prensa Norcoreana (KCNA) es la única autorizada para proporcionar información oficial a los medios de prensa escrita o radiofónica, las autoridades se muestran muy flexibles frente a la prensa extranjera.

En septiembre de 2016 la agencia de prensa AFP inauguró una oficina en el país, en colaboración con la KCNA, también lo hizo la Associated Press en 2012.
Aun con estos avances, el régimen sigue controlando la información a la que puede tener acceso la prensa extranjera, quedando evidenciado con la expulsión del periodista Rupert Wingfield-Hayes en mayo de 2016.

Comentarios

Todos los campos son requeridos.

47 Av. Norte #226, Col. Flor Blanca, San Salvador.
Contáctanos: This email address is being protected from spambots. You need JavaScript enabled to view it.