El derecho a la Migración: “Las personas deportadas no son criminales”

12 Ago 2017 Redacción Vanguardia

Se estima  que 500 mil personas migran a otros países y que más de la mitad son deportadas en el año y  un porcentaje del 30% sufren agresiones de cárteles, grupos terroristas y de los mismos agentes de seguridad fronteriza de Estados Unidos, en el peor de los casos personas desaparecidas o muertas ante un cierre de fronteras.

Redacción: Eduardo Barahona.

Fotografías: Eduardo Barahona.

Las cifras de personas deportadas a Centroamérica va en aumento, según los censos de Estados Unidos alrededor  de 260 mil personas son deportadas por año y con las nuevas políticas migratorias impuestas por el presidente de la nación Norte Americana Donald Trump, las personas que buscan el “Sueño Americano” terminan con una cruz blanca y esta vez no por haberse resbalado de un tren sino por la persecución, no solo de los cárteles sino también de la seguridad impuesta en las fronteras de México y Estados Unidos.

El largo viaje donde las familias completas, pasan por una odisea para poder tener un empleo digno para solventar las necesidades diarias se ve frustrado al llegar al punto final donde son acorralados por miembros de seguridad de Estados Unidos. Algunas personas prefieren esconderse buscando una oportunidad para ingresar en un país donde las políticas tachan de criminal a cualquier persona solo por ser foráneo del lugar.

Estas personas mueren en los desiertos esperando una oportunidad; ante este hecho más de 60 organizaciones sociales de Centroamérica, México y Estados Unidos, buscan que el corredor mesoamericano sea más seguro para las personas que migran ya que aseguran que es un derecho buscar oportunidades en otros países.

La representante de Médicos del Mundo, Pilar López, compartió con el equipo de Vanguardia El Salvador, la necesidad de que se formen alianzas para proteger a las personas migrantes, que durante muchos años han sido estigmatizadas como criminales cuando en realidad son el motor de los países llamados “Desarrollados.”

“Hemos convocado a 50 organizaciones, Honduras, El Salvador, Guatemala y México, a las iglesias para llevar un programa de atención a migrantes, un encuentro regional para apoyar a la población migrante en toda la región, crear un marco de toda la situación de Mesoamérica  y analizar cómo ayudar a esta población en movimiento” dijo López.

Por su parte El Director ejecutivo Alianzas Médicas, Óscar Chacón, manifestó que existen acondicionamientos donde las familias que se encaminan en un viaje peligroso son marcadas como criminales sin conocer el hecho del por qué migran y donde no se les brinda una oportunidad ya que las leyes migratorias enjuician a las poblaciones migrantes y no se brinda una oportunidad real.

Y que por esta misma razón se está presentando esfuerzos de protección en el corredor migratorio mesoamericano, y que a su vez se busquen políticas de estados donde se permita el flujo legal a otros países para que esta personas realicen el trabajo o mano de obra que no se hace en Estados Unidos, ya que según Chacón, migrar también es un derecho humano.

El estigma de ser migrante: Persecución y castigo.

 “La necesidad de estar articulados en lo local y regional para crear un ambiente de protección a esta personas pero tenemos que ir mas allá, crear una parte de protección general e integral. Hay al menos dos aspectos que creo que juegan un papel importante en la urgencia de esta actividad hay un proceso a nivel global de un movimiento de personas, donde hay pacto globales donde hay preocupación donde se inclinan en políticas que buscan restringir o castigar la movilidad humana de forma irracional, la movilidad humana es una bendición para los países de destino como de origen” recalco  el director de Alianzas Médicas,  Óscar Chacón.

Las organizaciones aglutinadas como movimiento en defesa de los migrantes aseguran que el flujo migratorio en el corredor mesoamericano se ve amenazado no solo por el crimen organizados sino también por las políticas del Presidente de Estados Unidos Donald Trump, que ve “demoniaco” a toda persona que no sea estadounidense.

Los representantes de organizaciones de la región centroamericana, México y Estados unidos se dieron cita en San Salvador para retomar el tema de la libertad de migrar como un derecho humano, enfatizando en que es necesario dar oportunidades para vivir de manera digna y vincular la defensa y protección de la población en movimiento, y no buscar el castigo aquellas personas que solo desean mejorar sus condiciones económicas.

La defensa de los derechos humanos como necesidad  primordial también fue el enfoque con se abordó el tema, para la representante de American Friends Service Committe, Fabiola Flores, defender al migrante es un deber de los gobiernos de cada país ya que las amenazas durante el trayecto para llegar a Estados Unidos van aumento.

“Se da un incremento de violencia en la ruta del migrante, todos trabajamos con diferentes objetivos pero con una misma visión, nos estamos conectando para llenar este espacio para aclarar que nunca es suficiente,  al final los resultados no consideran los otros grupos. Es importante resaltar a la región   'retrocede  mientras se sigan cerrando sus fronteras y  es de ver quiénes son los afectados por lo general son los más vulnerables, los que pierden sus derechos” expresaba, López.  

Para finalizar se mostró un preocupación ante las señales claras de ir militarizando las fronteras para que el tránsito de personas de la región mesoamericana tengan menos opciones de poder optar por un trabajo fuera de su país de origen. Lo que significara un cierre absoluto para que las personas busquen opciones de subsistencia  economía. Y donde ser trabajador para los grandes países industrializados es estigmatizar y condenarlos como criminales.

Comentarios

Todos los campos son requeridos.

47 Av. Norte #226, Col. Flor Blanca, San Salvador.
Contáctanos: This email address is being protected from spambots. You need JavaScript enabled to view it.