La deuda de justicia que sufren las víctimas del conflicto armado

24 Ago 2017 Redacción Vanguardia

Imágenes sangrientas, gritos, dolor, tortura y desapariciones son algunos de los daños que sufren las víctimas y familiares de personas que sobrellevaron durante el conflicto armado, más de 10 mil nombres que aún no se encuentran.

Redacción: Eduardo Barahona

Fotografías: Eduardo Barahona

En El Salvador existe un muro de 85 metros de largo que resguarda en sus paredes de granito 25.000 nombres de las víctimas del conflicto armado, pero aún faltan nombres, y más que eso. Ese muro es el monumento a la Memoria y la Verdad y refleja parte de la injusticia que sufre la sociedad civil, ya que la Ley de Amnistía perdonó (derogada el año pasado) a los asesinos  que causaron imágenes grotescas a la memoria del país.

El caso del Mozote o el caso del Calabozo,  ambas masacres donde hombres, mujeres y niñas fueron atravesados por las balas, esto ha conllevado a organizaciones en pro de los derechos humanos a buscar que se sanen las heridas que dejó la guerra civil.

La Asociación Pro-Búsqueda estará trabajando  con diferentes universidades y organizaciones sociales para presentar una propuesta de una Ley Integral para Reparación de víctimas del conflicto armado, ya que aseguran que el Estado debe subsanar a estas familias que aún siguen desconsoladas y traumadas ante hechos tan viscerales reconocidos a nivel mundial.

El Decano de la Facultad de Ciencias y Humanidades (UES), Vicente cuchillas expresó sobre la necesidad de reparar el daño a la víctimas de la guerra en El Salvador y que la aprobación de la Ley Integral de Reparación para Víctimas del Conflicto Armado es un paso para comenzar.

“Es necesaria la reparación de las víctimas, desaparecidos, civiles asesinados, niños extraídos  y separados de las familias, los que fueron torturados pues son miles de salvadoreños y salvadoreñas los afectados. Por ello se debe identificar a los responsables como actores directos e intelectuales. En Estados Unidos el coronel Orlando Montano será extraditado para ser enjuiciado en España por el asesinato de los padres Jesuitas, esto en un símbolo de justicia. En El Salvador hay cementerios clandestinos de victimas de guerra y nadie dice nada” apuntó  Vicente Cuchillas.

Esta ley considera que toda violación a Derechos Humanos genera obligaciones de restaurar la dignidad de todas las victimas ya que como se sabe en El Salvador entre 1980 y 1992, con un saldo de 75.000 muertos y al menos 8.000 desaparecidos se contabilizaba y estos número no solo son cifras sino vidas  arrebatas donde los victimarios quedaron impunes mientras las familias salvadoreñas aún siguen sufriendo la pérdida de un ser querido.  Por su parte el vicerrector de la Universidad  Centroamericana José Simeón Cañas (UCA), Omar Serrano, aseguró que es responsabilidad del Estado reparar el daño causado durante la guerra.

"Ni en los acuerdo de paz, ni después de los acuerdos las víctimas han sido centrales en ninguno de los diferentes gobiernos. Esas voces están recogidas  en esta ley, están plasmadas en esta propuesta de Ley, soy de los convencidos que esto se debe a lo que no se hizo después de la guerra. Las víctimas han sido silenciadas, despreciadas, buscamos dignificar a las víctimas por medio de la reparación, algunos medios de comunicación hacen ver a los victimarios como víctimas, por lo tanto el estado debe ser el que se encargue de reparar el daño” 

Los asesinos impunes y las tumbas que lloran

Organizaciones eclesiásticas alemanas señalan  en El Salvador se protegen a ex militares que son buscados con orden de aprehensión por la justicia española en relación con el asesinato de seis sacerdotes jesuitas cometido en noviembre de 1989. Tanto el ejército como asociaciones de veteranos siguen creyendo que salvaron a la patria combatiendo a sus iguales, aunque esto documente numerosas violaciones a los Derechos Humanos.

Tras los nombres que encierra el monumento de La Memoria y la Verdad, aún existen cementerios clandestinos donde las almas lloran y los vivos les acompañan clamando justicia; pero la realidad es que según lo que establecía la Ley de Amnistía todo asesino quedaba impune de hechos cometidos durante la guerra civil en El Salvador, dejando aún más dolor en los familiares que buscan hasta la fecha el cuerpo de sus hijos, hermanos, hermanas, amigos en fin una deuda de luto y de justicia que las instancias del Estado aun no asumen.

El Represéntate de Tutela Legal, Ovidio Mauricio González, responsabiliza al Estado de no trabajar con el seguimiento de los asesinos y buscar la proyección de subsanar las heridas a las personas que aún siguen con los traumas de un pasado sangriento y oscuro.

“Es del Estado la responsabilidad de reparar las heridas, cuando resuelva la inconstitucionalidad de la ley de amnistía, los tres órganos del estado (Ejecutivo, Legislativo y Judicial) están en deuda con esta sentencia de inconstitucionalidad. La Ley que proponemos es distinta, es una ley integral, no solo trata el tema de justicia sino de reparación de las personas a los traumas causados y esos proyectos de vida que fueron truncados” aseguro Ovidio.  

Existen documentos confidencial del ejército salvadoreño de la década de los 80 donde se confirma el involucramiento  de las fuerzas armadas con los escuadrones de la muerte que se encargaban de eliminar, desaparecer y torturas a personas por información o por simples encomiendas de superiores este archivo se tituló el Libro Amarillo el informe elaborado por el Estado Mayor Conjunto de la Fuerza Armada (EMCFA), el ente élite operativo del ejército, cuyas iniciales se ven claramente inscritas en cada una de las 270 páginas.

Las tumbas siguen llorando y los muros de granito en el parque Cuscatlán llaman a la justicia para que de una forma u otra los victimarios sean enjuiciados. 

El Rector de la Universidad Luterana Salvadoreña, Fidel Nieto, dijo que la propuesta de la Ley  de Reparación Integral para las víctimas del conflicto armado, no sea solo un escrito sin más bien que se cumpla lo establecido pero que por el momento existe la necesidad que la Asamblea Legislativa aprueba dicha ley.

“Termina la guerra, pasan 25 años y sus derechos no han sido tomados en cuenta por nadie, si no hay acciones desde las mayorías difícilmente desde arriba se tomaran acciones que resuelvan estos problemas, hay alrededor de 10 mil desaparecidos. Hay cárceles clandestinas, cementerios clandestinos. Que esta ley sea aprobada y no quede como ley muerta, que se lleven a la práctica”

Al final solo hace falta esperar la resolución de los diputados de la Asamblea Legislativa para tomar la decisión de aprobar una ley de reptación de daño a víctimas de guerra.

“La derecha tiene razón cuando se identifica a sí misma con la tranquilidad y el orden: es el orden, en efecto, de la cotidiana humillación de las mayorías, pero orden al fin: la tranquilidad de que la injusticia siga siendo injusta y el hambre hambrienta.”(Las Venas abiertas de América Latina, Eduardo Galeano)

Comentarios

Todos los campos son requeridos.

47 Av. Norte #226, Col. Flor Blanca, San Salvador.
Contáctanos: This email address is being protected from spambots. You need JavaScript enabled to view it.