"Pack": La venta de la intimidad en un sistema machista

29 Ago 2017 Redacción Vanguardia

En la sociedad actual la manera en que se exponen a las mujeres en la web es un claro ejemplo de violencia, pero este tipo de agresiones muchas veces viene de las personas más cercanas, pues fotos íntimas de chicas son cambiadas como mercancías y las víctimas son las ultimas en enterarse.

Redacción: Vanguardia El Salvador.

¿Se imagina que su amiga, compañera, hermana, o cualquier mujer sea violentada sin que ella se entere, sin saber que su imagen es utilizada como mercancía de cambio dentro de bares?

Pues en una sociedad machista esto se ha normalizado, entrar a un bar (Cercano de la Universidad de El Salvador) y ver como jóvenes estudiantes hacen intercambio de  fotos y videos de chicas desnudas “es una preocupación social”.

Dentro de la intimidad de las parejas hay intercambios de fotografías de carácter privado, el problema radica cuando esta fotos salen “De los hombres hacia otros hombres” sobre la intimidad con su pareja, esto cae en la violencia hacia la mujer, donde hay delitos de: Como el daño a la moral, donde en dicha ley el artículo 3 establece, “Las imputaciones injuriosas, calumniosas o difamatorias contra el honor o la vida privada de una persona”

Entrar a un bar por unas cervezas y ver de repente un grupo de jóvenes intercambiar fotografías llama la atención y al ver en esas fotografías evidencias que son personas conocidas de los lugares de trabajo, de la Universidad y ver fotos de periodistas profesionales.

-Tengo las fotos de todas estas cheras, aquí las cambiamos por otro pack (Fotos y videos privados de mujeres) o sino por unos dos baldes de cerveza.

¿Y ellas saben que ustedes andan estas fotos?

-"Nombre" vos, a veces son ex de cheros y esos majes las pasan por otros pack y así maje. O sea, no te puedo dar un pack si no tenés otro vos, en ocasiones cuando andas "en aguas" te ofrecen baldes de cervezas.

En otras palabras existe un trueque de fotografías de mujeres desnudas, que podrían ser como antes se mencionó, personas muy cercanas, el problema de todo esto es que las mujeres fotografiadas o gravadas en videos no tienen idea que su imagen está siendo vista por cientos de hombres en los bares.

Tal es el caso de Kamila (Nombre ficticio) una chica que logro enterarse de que sus fotos eran pasadas de compañeros de estudios a otros ajenos de la institución, esto la llevo a depresión ya que según comentan ella tuvo una relación de noviazgo con un compañero de clases el cual le pidió fotos de ella desnuda, por el grado de confianza que le generó, ella aceptó; pero luego de terminar como pareja el chico comenzó a pasar las fotos a compañeros de estudio y luego terminaron sus fotos en un bar.

Kamila a pesar de todo asegura que ha superado de a poco todo, pero que aún siente miedo cuando la gente la ve por qué piensa que le están juzgando, ya que en realidad no conoce quienes poseen sus fotos. El equipo de Vanguardia El Salvador, pregunto a la chica si en algún momento pensó en demandar a la persona que tenía sus fotos desde el principio, ya que el daño a su integridad moral  y a su imagen estaban en juego, y ella contesto que en un momento si, pero cuando se enteró de todo el caso el joven ya se había trasladado a otro país y no pudo proceder con la demanda.

Así como este caso hay pruebas en los celulares de los jóvenes donde guardan alrededor de seis o más “PACKS” de fotografías y videos de mujeres desnudas que en ocasiones son sus mismas compañeras de trabajo o de estudios quienes conocen de esta realidad y prefieren callar por temor a la presión social de su compañeros de trabajo que pasan de mano en mano estas imágenes privadas.

Al investigar sobre si se puede demandar directamente estas acciones se buscó a miembro de la comisión de accesos a la información pública y  experto en leyes, Julio Grande, quien explica que de una u otra forma es difícil que las mujeres al no saber del delito puedan demandar.

“Existe la ley de daño moral, lo que establece es que si yo digo una calumnia una injuria eso está penada pero como esto es considerado como delito de naturaleza privada solo es posible que vos me demandes a mi si lo haces personalmente, pero tienes que sentirte dañado moral o darte cuenta que te he dañado y tener la prueba y en este caso  lo veo difícil, porque si vos no sabes que ando diciendo de vos como me van a demandar, no podés hacer el impulso procesal sino lo haces vos porque en el caso de las fotos es un intercambio de celular a celular (Se tienen que enterar ella) y como comprabas si la foto salió del teléfono” Explica Grande.

Al presentar el caso de Kamila, se puede establecer un punto de origen y saber a quién demandar pero esto no sana el daño moral por que ha tenido que pasar la persona. Un proceso aberrante que tiene que “soportar” por vivir en un sistema donde el hombre puede tener ciertas ventajas sobre la mujeres, pero aún existen posibilidades ya que al hacer una encuesta a distintos abogados y abogadas se recalca que al ser violentando el derecho a la imagen y a la moral se puede dar un orden judicial para revisar en todo caso los aparatos electrónicos donde estos jóvenes guardan los llamados “pack” pero aun así es muy difícil que las mujeres se den cuenta del caso por sí mismas, al final se enteran por otras personas.

“Deben existir mecanismo sancionatorios para este tipo de acciones”

Ante este hecho tan normalizado de intercambio de fotos privadas especialmente de fotografías de mujeres tiene que ver con las construcción social, ya que hasta los mismo medios de comunicación se enfocan en el hecho de denigrar a la mujer por sus acciones las cuales siempre son catalogadas como negativas, cuando el hombre puede actuar de igual manera y al contrario es aplaudido.

Es muy difícil legalmente enjuiciar a los hombres que hacen los intercambios en los bares, debe existir un mecanismo sancionatorio en que se cumplan las diferentes leyes establecidas en el país. Así lo explica, la licenciada en jurisprudencia y feminista, Lissania Zelaya, de la colectiva feminista Amorales.

“El problema aquí radica más allá si pueda existir un delito por Internet; es que estos delitos son de acción privada que significa que si yo no me doy cuenta yo no voy a un juzgado a denunciar el Estado no acciona. En el trasfondo mí, en el sentido patriarcal del derecho que tienen los hombres sobre el cuerpo de las mujeres, esto viene de pensar si a la mujer la violan no le hacen daño a la sociedad si está pasando las fotos no les estás haciendo daño a la mujer, no es como un caso de homicidios toda la comunidad sabe, pero si yo no sé nadie puede denunciar, es indignante” dice Zelaya.

Dentro de esta temática es necesario recalcar que todo ser humano tiene el derecho de hacer en su privacidad lo que le parezca conveniente, entre este tema del intercambio de fotografías ya existe un culpable y es el hombre que intercambia las fotos, para que formen parte de una cadena de personas que al final violentan la privacidad de cualquier mujer. Incluso existen códigos lingüísticos machistas establecidos por estas personas LOS PACKS.

En todo caso, explica Lissania Zelaya que, si las mujeres tienen conocimiento que sus fotos están a la vista pública y conscientemente estas mujeres dicen: “Sabes que, vendelas y me vas dar tanto de ganancia es válido, pero en el caso que la mujer no se dé cuenta ya se le ha hecho un daño a la moral y al honor.”

“Yo estoy de acuerdo con los procesos de desconstrucción; pero también tienen que existir mecanismos sancionatorios. No se puede esperar mil años para que todos los hombres reaccionen mientras las mujeres seguimos siendo agredidas, hay que sancionar estas conductas” señaló la activista.  

Dentro de las redes sociales y los mismos medios de comunicación no existe un parámetro sancionatorio al trabajar notas donde se expongan fotos e imágenes de mujeres violentadas o expuestas en su intimidad sin que ellas sepan de esto.

Al final a falta de proceder ante estos hechos de daño moral de las mujeres, existe una mínima posibilidad para empezar a proceder en investigar de donde salieron esas fotografías a estos bares y que al final es un llamado de emergencia y prevención para saber quiénes son los posibles agresores de la moral de las chicas, ya que el conocimiento que existen fotos intimas es el primer paso y el segundo saber a su vez enfrentar a estas, ex parejas, amigos u hombres que puedan tener estas fotografías. Es un caso que causa indignación ya que como el caso de Kamila, existen muchas chicas que son violentadas sin que ellas lo sepan.

Desde la Universidad, su trabajo o en ocasiones desde sus seres más cercanos las mujeres son expuestas a la sociedad como las “malas” cuando en realidad existe un machismo social que conlleva a esta situaciones, pero  al final si se puede anexar leyes como la Ley del daño a la moral, La Lepina (Si la joven es menor de edad) la ley Especial de delitos informativos (Si estas fotos son subidas a la web), la Ley Especial Integral para una vida libre de violencia para las mujeres; y a su vez con el código penal para poder enjuiciar, pero aún hace falta que estos procesos sean más equitativos en estos casos ya que de igual manera se exponen que las leyes son cambiantes y tienen que evolucionar para poder abordar este tipo de situaciones de una forma más justa para las mujeres que son violentadas por personas en quienes alguna vez confiaron.

Comentarios

Todos los campos son requeridos.

47 Av. Norte #226, Col. Flor Blanca, San Salvador.
Contáctanos: This email address is being protected from spambots. You need JavaScript enabled to view it.