El comercio de las vidas inocentes: Lo exótico que encierra a los animales (Parte I)

20 Nov 2017 Redacción Vanguardia

 En El Salvador se trafican decenas de animales. El tráfico de animales en el país  es un problema que se agudizó a mediados del año 2006, muchos comerciantes salvadoreños  extraían los animales de Honduras y Nicaragua, los traficantes pagan alrededor de 3 a 5 dólares por cada animal. Muchos de estos se comercializan a nivel internacional y su precio ronda entre los mil dólares, mientras que en El Salvador los precios de estos animales rondan entre los $35 a $1,400 dólares.

Investigación de: Walter Escalante, David Cañenguez, Patricia Flores, Silvia García, Dennis Renderos, Melissa Sánchez,Wendy Urbina.

Fotografía: Archivo/Luis Tobar

La jaula se abrió lentamente, dentro de ella 11 catalnicas y dos chocoyos a punto de ser liberados, para sorpresa de sus cuidadores ninguna de las aves salió volando. Tímidos, con cierto temor, pero con curiosidad se acercaron poco a poco a la puerta, en ese momento supieron que la libertad había llegado, alzaron vuelo y sus días de cautiverio terminaron.

Los pericos fueron decomisados en noviembre del 2014 en el popular sector 8 del mercado central, sin plumas, acabados de nacer y sin protección de su madre, esperando a que alguien los comprara y así vivir una vida en cautiverio. Ahora viven en libertad, un derecho que les fue negado por la intervención humana al ser extraídos de sus nidos siendo unos pichones.

La fortuna de los pericos llegó cuando la División de Medio Ambiente de la Policía Nacional Civil los rescató, suerte que no corren las cientos de aves silvestres, reptiles, peces y otros animales vivos, Los animales exóticos se han convertido en un negocio lucrativo como es el tráfico de drogas y armas.

Muchas personas al no tener un empleo fijo optan por participar en el comercio ilegal de animales silvestres, El mismo Ex director del Zoológico Nacional, Jorge Castro asegura que los animales no tienen que estar enjaulados y privados de su hábitat natural,

Cinco venados, tres machos adultos, un cervatillo y una hembra permanecían cautivos, amarrados, sin agua, comida y techo para resguárdese del imponente sol en un rancho en Playa Cangrejera, un espacio que no cumplía con las condiciones adecuadas, un terreno sucio,  pedregoso y con desechos mecánicos fue el escenario donde vivieron,  en el olvido durante los últimos tres meses.

Los venados eran un atractivo turístico para sus visitantes, quienes no dudaban en tomarse una foto con los particulares mamíferos; los dueños del rancho se esfumaron, no volvieron nunca más, dejando en el olvido a los venados, de no ser por la denuncia de los vecinos los mamíferos hubieran muerto lentamente.

Inquietos y asustados, los venados, tuvieron que ser sedados con Ketamina, un tranquilizante inofensivo, para hacer efectiva su caza, en estado de desnutrición y con un cuadro anémico fueron trasladados a un Centro de Rescate en la Geo Ahuachapán.  Los ejemplares fueron decomisados bajo los cargos de abandono, maltrato y falta de permisos de tenencia de vida silvestre, aunque los dueños del rancho jamás aparecieron.

El comercio ilegal “Bajo de agua”

El tráfico ilegal de animales pone en peligro la viabilidad de algunas especies, a inicios de la década de los setenta, se planteó la necesidad de unir esfuerzos, con un convenio internacional que firmaron casi todas las naciones desarrolladas. El 3 de marzo de 1973, se ratificó en Washington la Convención sobre el Comercio Internacional de Especies Amenazadas y Flora Silvestre, una alianza que le daría un respiro a muchas especies en peligro de desaparecer.

Las autoridades de Honduras al percatarse de la situación, específicamente la  fiscalía denunció la extracción de varias especies como guacamayas y loras pecho amarillo, entre otros,  que se encuentran en peligro de extinción, dichos animales eran introducidos al país por medio de puntos ciegos, como la frontera El Amatillo.

Según cálculos del Ministerio de Medio Ambiente y Recursos Naturales (MARN), cada año se decomisan  más de 300 aves. En el Mercado Central, los cotorros y los guacamayos son procedentes de Nicaragua. La guacamaya se ha declarado extinta en El Salvador, el  perico verde o” indio” se vende en las principales carreteras del país, los vendedores los tienen en un palo sin agua ni comida.

Entre los animales que sufren más el tráfico se encuentran, los reptiles como  iguanas y garrobos, en nuestro país su comercialización es ilegal, es fácil encontrarlos en los mercados específicamente en el central de San Salvador .

A finales del 2015 se decomisó en el mercado ex cuartel unas botas de piel de cocodrilo, valoradoras en 100 dólares cada una, muchos productos son vendidos artesanalmente, como carteras a base de lagarto y cinturones de piel de culebra, pero no solo los animales terrestres son utilizados para crear productos de consumo humano, un ejemplo es la tortuga Carey que por su caparazón  rojo las personas las prefieren para hacer peines.

Para contrarrestar la pérdida de vida silvestre, se debe conservar a los animales en su hábitat, para ello, El Ministerios de medio Ambiente y Recursos Naturales (MARN) ha determinado reservas naturales los parques: El Imposible,  Walter Thilo Deininger,  Cerro Verde, Los Volcanes; El Boquerón; El Pital; Montecristo; Santuario Nacional de Aves; Laguna El Jocotal y el Parque Zoológico Nacional, lugares donde son liberados los animales que se recuperan, como un búho cornudo liberado en El Imposible luego de su recuperación en FUNZEL, sufrió de un hematoma producto de la imprudencia de unos niños quienes lo golpearon con una piedra.

Pero actualmente no existen espacios suficientes para el cuido de animales, en el zoológico Nacional existe una área de cuarentena donde los animales que son rescatados por la policía y el MARN son llevados y observados durante un tiempo pero que no pueden liberarse en espacios del zoológico por que los otros animales son territoriales por lo tanto permanecen en jaulas pequeñas.

Esto genera un trabajo más arduo al Ministerio de Medio Ambiente y Recursos Naturales que no se encargan de los animales rescatados ya que dejan la responsabilidad al zoológico Nacional evidenciado que hace falta  lugares donde se puedan cuidar a estos animales rescatados de jaulas que irónicamente al no contar con un lugar abierto terminan nuevamente en otra jaula.

Lea aquí la segunda parte de esta investigación.

Comentarios

Todos los campos son requeridos.

47 Av. Norte #226, Col. Flor Blanca, San Salvador.
Contáctanos: This email address is being protected from spambots. You need JavaScript enabled to view it.