El comercio de las vidas inocentes; Lo exótico que encierra a los animales. (Parte II)

25 Nov 2017 Redacción Vanguardia

Tanto a nivel  nacional e internacional se realizan esfuerzos para proteger la fauna y flora de nuestro entorno natural, este trabajo incluye el combate contra el tráfico de animales exóticos del país. Así como los animales terrestres, los animales marítimos son víctimas de tráfico ilegal

Investigación de: Walter Escalante, David Cañenguez, Patricia Flores, Silvia García, Dennis Renderos, Melissa Sánchez,Wendy Urbina.

Fotografía: Archivo / Vanguardia El Salvador

El tráfico de animales exóticos es frecuente en el país  por tal razón se creó la  Iniciativa Carey del Pacifico Oriental (ICAPO) y Akazul: Comunidad, Conservación y Ecología. Estas dos entidades se encargan de proteger las tortugas Carey que se reproducen en la Bahía de Jiquilisco, Maculis y en costas de Usulután. Su trabajo consiste en llevar los huevos a un refugio para alejarlos de cazadores y depredadores, en el lugar se les da mantenimiento hasta su nacimiento, luego se monitorean hasta que regresen para encubar en su adultez. Sin embargo muchas de ellas emprenden un viaje sin retorno, nunca regresan porque son víctimas del tráfico ilegal.

Dentro de las entidades gubernamentales está el Ministerio de Medio Ambiente y Recursos Naturales (MARN) que es un  regulador y cuidador de la fauna y flora de El Salvador. Sin embargo este solo se encarga del aspecto ejecutivo no de judicializar el crimen. Existen dos casos en que a los imputados se les acusa de Depredación de Fauna protegida donde la Corte Suprema de Justicia (CSJ) intervino. Estos nunca salieron en los medios de comunicación, pero no por eso son menos importantes o consecuentemente menos relevantes.

 La Ley de Conservación de Vida Silvestre en su artículo 27 califica como infracción grave poseer especies de la vida silvestre en peligro o amenazadas de extinción, extraídas de su hábitat original y sin el permiso correspondiente. De acuerdo con la Ley la única entidad facultada para extender los permisos de tenencia de vida silvestre es el MARN.

Hacinados, escondidos entre jaulas, llenos de traumas físicos, en estado de deshidratación y en el peor de los casos muertos,  ésta es la cruda realidad para las especies  en peligro de extinción al momento de ser trasladados hacia el punto de comercialización. Los principales puntos donde se han realizado decomisos y capturas son en la zona oriental de país, Morazán y La Unión.

La forma de cómo operan los traficantes es entrar por los puntos ciegos para evitar arrestos o decomisos. En la mayoría de casos, las especies son comercializadas en mercados locales (entre estos el Mercado Central) y restaurantes. Las especies que son usadas para la comercialización y el tráfico son los loros, pericos, guaras, reptiles como la iguana verde y boas, mamíferos como mapaches y micoleones. Las aves son sin duda la especie más golpeada: pericos, catalnicas, urracas, loras, gavilanes, búhos, halcones y chachas son decomisados en los pasos fronterizos o tiendas particulares.

Un negocio lucrativo

“El hombre ha hecho de la Tierra un infierno para los animales”, Arthur Schopenhauer, sin duda, este pensamiento refleja la realidad que las especies de animales sufren por parte de los individuos que practican el contrabando de animales. Las autoridades conocen del enorme tráfico de aves y reptiles, sobre todo, que vienen de Nicaragua y Honduras y que usan a El Salvador como corredor para llegar hasta Guatemala. Antes de llegar al hermano país, dejan buena parte de la mercancía en El Salvador a disposición de grandes restaurantes que venden comidas exóticas.

El Salvador es atractivo  realizar este tipo de comercio ilegal, es rentable por la ventaja de tener el dólar como moneda por ejemplo si una lora nuca amarilla en Nicaragua puede costar hasta 200 córdobas ($8.3), en El Salvador costaría $50 (1,192 córdobas). Según las averiguaciones, los garrobos que vienen de Nicaragua son vendidos a un promedio de dos o tres dólares. Que posteriormente son ofrecidos entre 15 y 25 dólares en el país. Según  agentes de medioambiente  es necesario que las instituciones funcionen y apliquen las leyes ya que según comentan, las grandes capturas y decomisos se han ejecutado en operaciones y han sido  por una denuncia o por agentes de Antinarcóticos que hacen sus revisiones en fronteras.

La Policía Nacional Civil (PNC) por su parte, indica que ya conocen de estructuras que trafican garrobos o iguanas que vienen desde Nicaragua y que son vendidas a personas en comunidades migueleñas, para luego ser revendidas por aquellos que se dedican a esa labor en las calles. Sin embargo les dificulta actuar por el poco recurso humano en las unidades. La depredación y contrabando de fauna es uno de los delitos más flexibles, en cuanto a castigo penal, la mayoría de los casos furtivos de tráfico de animales en que se ha logrado detener a personas, se han logrado condenas que han terminado en medidas sustitutivas al arresto.

La Convención sobre el Comercio Internacional de Especies Amenazadas de Fauna y Flora Silvestres (CITES, por sus siglas en inglés) es un tratado internacional entre gobiernos, establecido para garantizar que el comercio internacional de animales y plantas silvestres no amenace su supervivencia. Esto también genera un debate polémico ante los defensores de los animales que aseguran que las leyes tienen vacíos que permiten que se siga comercializando animales en todo el mundo a pesar que están en la línea de volverse extintos.

La CITES controla el comercio de aproximadamente 5,600 especies de animales, agrupadas en tres listas (tituladas Apéndices I, II y III) dependiendo del grado de protección que necesitan. La primera lista incluye las especies de animales y plantas que se encuentran en mayor peligro. Está prohibido el comercio de estas especies, o partes de sus cuerpos, con excepción de fines investigativos. La membresía en la CITES es voluntaria, cuesta 15 dólares  y es emitida en el Ministerio de Agricultura.

Para el año de 1994 en El Salvador se promulgó la Ley de conservación de vida silvestre. Esta viene a garantizar la protección el cuido de las distintas especies silvestres en peligro de extinción, la conservación de las mismas y el respeto a los tratados internacionales en pro de protección de la vida silvestre. 

Como también el código penal otorga delitos relativos para aquellas que abusen del medio ambiente, en el artículo 260, Depredación de Fauna y el artículo 261, Depredación de fauna protegida, estableciendo penas de 3 a 5 años de prisión para aquellas personas que comercialicen las especies protegidas.

Un operativo policial realizado en el año 2014, dejo como resultado el decomiso de un cocodrilo  preservado de metro y medio. El cabo José Ortiz expresa que el operativo no giraba en torno al decomiso de la especie, más bien a la captura de narcotraficantes. En materia jurídica nacional, la protección de vida silvestre mejora de manera lenta. La urgencia de rastrear y procesar aquellas personas que se dedican al comercio de estos animales va en aumento.

Pero el debate jurídico se abre a partir de dos vertientes para la aplicación de la ley. La primera por aquellas personas que lo hacen por supervivencia, puesto que viven en zonas rurales y depende de lo que recolectan o cazan en su ambiente natural, tal como un bosque. Y de aquellas personas que solo lo hacen por beneficio monetario, teniendo en cuenta la condición de vida estable que tienen sin comercializar las especies.

Además, la corrupción puede menoscabar las leyes establecidas en un país. En muchos países, debido a la pobreza y los gobiernos de funcionarios que deberían hacer valer la ley pueden asumir un comportamiento deshonesto. Afortunadamente, individuos y organizaciones de todo el mundo luchan por detener el comercio de animales silvestres y proteger a los animales, los hábitats y las personas.

Pero aun así es necesario evidencia que el comercio ilegal de animales exóticos se sigue dando por que no existe una atención principal en la defensa de la fauna, así como también no consta de un lugar amplio para que habiten los animales rescatados, ya que en la actualidad el zoológico no cuenta con el espacio necesario para albergar mas animales.

Lea acá la primera parte de esta investigación.


Comentarios

Todos los campos son requeridos.

47 Av. Norte #226, Col. Flor Blanca, San Salvador.
Contáctanos: This email address is being protected from spambots. You need JavaScript enabled to view it.