El deber de resistir

12 Oct 2016 Redacción Vanguardia

Un análisis realizado por el grupo literario Xochimiqui acerca del ahora llamado "Día de la resistencia indígena."

Por Grupo Literario Xochimiqui

Fotografía: Referencia

Hasta hace diez años, todavía se conmemoraba el 12 de octubre como el “día de la raza” que cambió de nombre por el día de la resistencia indígena por la mayoría de países latinoamericanos comprometidos con su pueblo y sus raíces, que hoy celebran los levantamientos de los nativos contra los colonizadores. Así mismo el término “descubrimiento” ha ido cambiando por invasión y conquista a América, debido a los intereses europeos, que posteriores a los viajes de Cristóbal Colón saquearon, derivaron en la matanza y destrucción de muchas civilizaciones en toda Latinoamérica

En El Salvador los pueblos indígenas han marcado hechos en las páginas de la historia, dignas para ser recordadas por las generaciones venideras, como la que relata Pedro de Alvarado, cuando fue herido en la batalla de Cuscatlán, dichas cartas no sólo contienen la información de su derrota a manos de los pipiles y de la férrea resistencia, sino la primera vez que se escribe del territorio que hoy es El Salvador. Al ser invadido el territorio de Cuscatlán, los españoles no tuvieron paz en sus asentamientos, debido a los ataques que padecían a manos de las tribus indígenas que con guerras de guerrillas obligaban a cambiar de lugares, pero fue por poco tiempo ya que los españoles aliados con indígenas tlaxcaltecas repelieron la resistencia la cual fue un verdadero dolor de cabeza de los colonizadores.

Con el paso de los años llega a las tierras de Cuscatlán el orador Diego García del Palacio, quien hace una descripción de la cultura náhuatl pipil, en la que destaca las costumbres y religiones de los indígenas, su valor, religión, hábitos alimenticios y más, pero también advierte que tiene paciencia limitada y que al ser organizados se harían levantamientos.

Durante la época colonial los indígenas fueron confinados en pueblos, para garantizar el tributo a la monarquía y proveer de mano de obra a las infernales haciendas de los criollos. Se aplicaban castigos infamantes como los azotes para los incumplidores del tributo y a los que se fugaban del pueblo. La declaratoria de independencia no favoreció en nada a los pueblos indígenas al contrario aumento su opresión porque los criollos, ya no tenían la molesta intervención de la corona.

Para 1832, en los Nonualcos, se levanta en armas Anastasio Aquino, cansado de las hostilidades a su pueblo reúne un ejército audaz y valiente capaz de derrotar la herencia de combate español de los liberales y conservadores, los cuales ocuparon en sus guerras como carne de cañón a los indígenas, mas Aquino los derrotaba con su estrategia cien arriba y cien abajo, cayó a manos de la traición y el cerro Tacuazín fue su refugio por poco tiempo, pues fue capturado y luego asesinado, pero murió orgulloso de lo que hizo. Durante gran parte del siglo XIX los indígenas fueron utilizados como carne de cañón en las luchas entre liberales y conservadores.

Cien años después del levantamiento de Aquino, en 1932 los indígenas en el occidente del país se levanta en armas, Feliciano Ama, cansado de las injusticias dictatoriales y de reformas agropecuarias arbitrarias, se une a Farabundo Martí para enfrentar al general Maximiliano Hernández Martínez, quien es conocido por el magnicidio de casi todos los pueblos indígenas del país, un duro golpe del cual casi extermina la lengua Náhuatl de todo El Salvador.

Durante el conflicto armado, en la década de 1980, en el oriente del país los indígenas volvieron a resistir, organizándose y uniéndose a las filas de la guerrilla, campesinos, indígenas de los pueblos de Guatagiagua, Cacaopera, Corinto, Oscicala y demás municipios, pues los abusos del militarismo eran insoportables, inhumanos y sanguinarios, muchos de ellos cayeron en combate resistiendo hasta el final demostrando que aun hay resistencia indígena en El Salvador; lo que por todos estos años no existía era una fecha para conmemorarles su lucha, y ahora ya existe un día para recordar a quienes han luchado contra los distintos imperios que oprimen a los pueblos, por ellos va este día 12 de octubre, el día de la resistencia indígena.

La paz con la que Cristóbal Colón había llegado a nuestras tierras creyendo estar en la India, fue transformada por una cruel guerra y un despojamiento, siendo los indígenas siervos en su propia casa, es por eso que debemos despojar nuestra mente de la idea del descubrimiento, y concientizar que en realidad para nuestros ojos y no los ojos españoles esto es una invasión y saqueo digna de ser resistida legítimamente.

Comentarios

Todos los campos son requeridos.

47 Av. Norte #226, Col. Flor Blanca, San Salvador.
Contáctanos: This email address is being protected from spambots. You need JavaScript enabled to view it.