Opinión: "En El Salvador, las pandillas no son el problema"

17 Feb 2017 Redacción Vanguardia

 "Vivo en un país cuyo nombre no puede salvarme" William Alfaro.

Por: Eduardo Barahona.

 “Nosotros como internos queremos abandonar la pandilla 18 Revolución en todo los sentidos”

En el año 2003 dentro de las paredes de la cárcel Mariona se encontraba uno de los hombres con marcas de tinta y sangre en sus manos, vagando abiertamente por la zona que se rodeaba de púas, miedos e internos que atemorizan a cualquiera al verles frente a frente. En aquella prisión de El Salvador “El Chino tres colas” (Pandillero) uno de los cabecillas más polémicos  de la  “Pandilla 18” que en un momento  su poder no fue tan neutral, al contrario, habían distancia entre miembros de la misma “mara.”

Esto fue el indicio de una posible separación dentro de la misma pandilla, “Los sureños y los revolucionarios”  En el año 2012 los catorce reos más peligrosos de El Salvador fueron trasladados al penal de máxima seguridad en Zacatecoluca, lo que dejo una cierta duda al saber que otros miembros de esta asociaciones delictivas fueron establecidos en zonas menos densas. Como los casos: Ricardo Díaz, Timoteo Mendoza, Duglas Velásquez, Carlos Lechuga(El viejo Lin), Carlos Barahona(El chino Tres Colas) Estos acontecimiento todos ligados a un pacto entre pandillas y gobierno del expresidente de El Salvador, Mauricio Funes.

Pero a todo esto pareciera que las pandillas son la mano poderosa que rige el país y en realidad existen factores aún más fuertes por que las mismas pandillas existan y se propaguen como semillas que crecen desmedidamente, apropiándose de territorios.

Si se analiza la problemática concienzudamente nos percataremos que hay un pequeño sector que se beneficia con el proceder de las pandillas.

Ambos gobiernos tanto de Derecha como de Izquierda han pactado, tratado, acordado algo con los cabecillas de las pandillas, una estrategia de desvirtuarse mutuamente, donde si no hay asesinatos un gobierno es mejor, si hay más asesinatos es peor, la balanza la rige ARENA (Alianza Republicana Nacionalista) y el FMLN(Frente Farabundo Martí para la Liberación Nacional).

Intereses de poder donde contratan a matones y dejan que se esparzan por las calles. Existen muchas estrategia para disminuir el crecimiento de las pandillas en El Salvador (Apostarle a la educación, al arte, ampliación de seguridad en zonas catalogadas como rojas) pero se busca hacer una especie de efecto paradoja circular que tras una leve disminución de asesinatos por las pandillas, de la nada vuelve a surgir.

“Nosotros como internos queremos abandonar la pandilla 18 Revolución en todos los sentidos” Dijo un pandillero en un video realizado por un canal de Izquierda. Se hubiera retomado como una iniciativa alentadora para el país, pero o es irresponsabilidad del medio de comunicación o es una estrategia de las misma pandillas para ganar la confianza; pero el rostro de los pandilleros sale a luz pública, lo que es bien sabido que si algún miembro de las “maras” abandona su clica, termina muerto.

O los pandilleros son ingenuos (Que por el pasar del tiempo y su evolución parece lo contrario) o es una estrategia más de intereses políticos o comerciales.

Los pandilleros del barrio 18 Revolucionarios recluidos en la cárcel San Francisco Gotera aseguran que desean cambiar su vida, que son alrededor de 460 miembros que quieren otro entorno al que conocen dentro de la tinta y la sangre.

Pero regresando a los intereses a los verdaderos culpables del problema de violencia en El Salvador siguen como espectadores una trama casi de una novela de intrigas, donde el futuro del país parece estar en manos de los seres manchados, aunque no sea esa la realidad.

Hablando con varios amigos hice una pregunta:

-¿Usted sueñan vivir con tranquilidad, seguros; bueno en una residencia privada?

Muchos dijeron que sí, otros con una visión de igualdad en los recursos, con convicciones estables, dudaron pero al final no les pareció mala la idea. Lo que se vende hasta en los medios de comunicación tradicionales.

En este país, la violencia es esencial para los empresarios y políticos para poder vender la seguridad, las grandes empresas constructoras, las residencias privadas, la seguridad son factores que se veneran en EL Salvador. Para estos seres con corbatas y grandes negocios es necesario que existan las pandillas, para cualquier estrategia de lucha de poderes tanto de Izquierda como Derecha.

Que pandilleros dejen a un lado sus acciones violentas, es casi un milagro, “Un arma de doble filo” comento un colega comunicador. Y con justa razón es un tanto peligroso creer en estas declaraciones, no por que el problema sean las pandillas sino porque hay otros que toman decisiones junto a estos peones que son los sicarios de aquellos con guantes blancos.

Ojala al final esté equivocado y todo este proceso sea realmente un cambio sustancial para un país que de apoco va saliendo de la violencia o que así parece.

Comentarios

Todos los campos son requeridos.

47 Av. Norte #226, Col. Flor Blanca, San Salvador.
Contáctanos: This email address is being protected from spambots. You need JavaScript enabled to view it.