La Universidad de El Salvador y sus hijo bastardos

30 Nov 2017 Redacción Vanguardia

Opinión acerca del papel de la Universidad de El Salvador en las coyunturas políticas históricas.

 

Por Eduardo Barahona

Fotografía: Archivo Vanguardia El Salvador/ Juan Carlos Lozano

Si usted es estudiantes o fue estudiante de la Universidad de El Salvador  sabe que se fundó el 16 de febrero de 1841 teniendo como rector al Dr. Eugenio Aguilar pero esto tras un largo proceso de lucha de poder político, social y sobre todo una lucha de estudiantes y obreros.

Pero las cosas han cambiado remontándonos a la historia;  luego a raíz de la crisis económica de 1929 y de la caída de los precios del café, hubo ruptura del orden institucional, afectándose la vida académica de la Universidad, al pasar del tiempo se suma la llegada de Maximiliano Hernández Martínez, al poder (1932-1944) y con la masacre de más de 20.000 campesinos insurreccionados en el occidente del país el temor se agudiza.

Después de la masacre de 1932, la Universidad se convierte en un órgano elitista de la burguesía terrateniente, continuo su vida académica, como si nada hubiese ocurrido. Los fusilamientos de estudiantes como Mario Zapata, Alfonso Luna y Farabundo Martí, nada hicieron decir al Consejo Universitario. No solo silencio sino que hubo una adhesión a la dictadura. Brillantes cuadros académicos como los Doctores Romeo Fortín Magaña, Max Patricio Brannon, Miguel Tomas Molina, ocuparon puestos en el gabinete del dictador. La recompensa de este no se hizo esperar: la autonomía de 1933. Eso sí, autonomía teórica que nunca llego.

En 1970 estalla todo el teatro de poder montado por los gobiernos  de derecha de El Salvador y los estudiantes de la UES comienzan a movilizarse a exigir su derecho a la educación, dos años más tarde los estudiantes de la Universidad de El Salvador se aglutinarían con otro sector social explotado conformando así la Asociación General de Estudiantes Universitarios Salvadoreños(AGEUS) donde su lema principal aún resuena en la memoria de la historia “Estudio y Lucha” fundado en 1972 la AGEUS se apoya con la Federación Regional de Trabajadores (FTR) que literalmente lucharon contra la dictadura de gobiernos de derecha.

La minerva vio la sangre de sus hijos caer derramada sobre el alma mater, aquellos jóvenes que su principal motivo de movilización se basaba en un bien común no en intereses segmentados ya que actualmente los organizaciones estudiantiles del alma mater han caído bajo la influencia del oficialismo, la lucha histórica se quedó en los interés personales en el vil  y absurdo oficialismo puro, un oficialismo que no hizo los cambios que prometió sino se transformó en la misma génesis de la burguesía que años tras años se luchó.

 Pero… ¿Qué pasa con los nuevos hijos del alma mater?, donde están aquellos que amamantó la diosa minerva, la nodriza ha quedado devastada y su esencia de vida una pasividad de los estudiantes que vistes prendas coloridas que los identifican de las otras organizaciones estudiantiles del mismo recinto, donde los militares rodean con fusil y autos blindados los alrededores, donde los partidos de derecha entran a su merced a proponer cambios tal y como lo hizo el partido de izquierda.

Los hijos bastardos de la minerva que solo viven de la palabra “Revolución” sin hacerla, sin moverse, donde solo fragmentan palabras en las redes sociales ya que si se mueven o hacen ver a sus colegas que su partido también tiene errores pueden perder su beneficio individual.

La UES se ha transformado en un pequeño estado donde las autoridades del recinto académico ordenan que censuren y que no censurar, que hacer y que no hacer y la lucha estudiantil se queda relegada a unos pocos a los cuales estigmatizaran por romper el espiral del silencio

No es una crítica al partido de derecha, ni mucho menos al partido de izquierda y para que no se piense en un favoritismo igual de decadente mucho menos al partido de las “golondrinas” más bien es un llamado a los hijos, a los verdaderos hijos de la Minerva en exigir a las autoridades una educación gratuita y de calidad, donde no impere el romanticismo de un partido salvador, ya que lucha por una autonomía se dio gracias a los y las estudiantes, ¿pero por qué estar dormidos?, porque el líder de la organización estudiantil tengan un beneficio único que no sea compartido con los demás o quizás enserio no tenemos un verdadera memoria histórica, una de verdad, no una de palabra sino de acción.

Recordando a la AGEUS “Estudio y Lucha”. Claro es necesario también exigir que los partidos políticos, los gobernantes, Instancia de educación, cumplan con su papel, pero si vemos la historia no solo la de El Salvador sino la historia del mundo, nos daremos cuenta que la verdadera revolución nace del pueblo, no de los colores que nos presentan a diario con miles de salvaciones para alabemos y glorifiquemos a los ídolos por sus banderas. Sé que dentro del corazón del alma Mater, de la Universidad de El Salvador, de la conciencia de la Minerva, hay hijos que aún resisten y siguen buscando amar a su tan querida Universidad, ya que los hijos bastardos solo salen cuando les conviene y no hacen más que dar un par de talleres, Hablar de revolución desde la comodidad de sus escritorios para generar enajenación en los que carecen de autoterminación y verdadero amor por la UES. Los que aman a la UES aun la sufren y buscan como cambiar la realidad actual, no todo está perdido.

 

Comentarios

Todos los campos son requeridos.

47 Av. Norte #226, Col. Flor Blanca, San Salvador.
Contáctanos: This email address is being protected from spambots. You need JavaScript enabled to view it.