¿25 años de paz o de polarización?

11 Ene 2017 Redacción Vanguardia

Editorial en el marco de la celebración de los 25 años desde los Acuerdos de Paz en El Salvador, en medio de un clima de polarización política y social.

A 25 años de la firma de los Acuerdos de Paz, que puso fin a 12 años de conflicto bélico entre la guerrilla - la cual fue reconocida por dos países a nivel mundial (Francia y México) -  y el gobierno de El Salvador, el camino actual no es del todo alentador, a pesar de los esfuerzos de buscar una sociedad de paz y equidad.

El camino a tomar después de casi 12 años de conflicto iba a ser difícil y significaba el cambio radical en las políticas y decisiones que se tomaran para ponerle fin a las divisiones que llevaron al inicio de la guerra civil.

Hubo avances significativos que mostraban un ambiente esperanzador y sostenible, como la creación de la PNC, el cambio en el sistema judicial, el sistema electoral, derechos humanos, el cambio y las obligaciones de la Fuerza Armada, entre otras. Sin embargo la función de éstas ha estado polarizada por intereses partidarios políticos que han sumergido al país en una crisis económica y de irrespeto a los derechos humanos.

La privatización de las instituciones públicas y la dolarización han sido clave en el camino negativo que ha significado un duro revés al crecimiento económico de la nación y de la actual crisis fiscal. No hay liquidez, y sin liquidez no hay crecimiento.

Actualmente, la falta de oportunidades laborales, el abuso de poder, la polarización, la falta de un acuerdo político y las garantías sociales ha generado un ambiente inestable que da un motivo a la violencia, en todas sus formas de expresión, de crecer y mantenerse en la sociedad.

Hoy, 25 años después, los salvadoreños hemos tenido que enfrentarnos a un ambiente de inseguridad y violencia social que cada día se vuelve insostenible y que nos quita la esperanza de que el país pueda tomar un rumbo diferente. La clase política ha fracasado.

La democracia en el país se divide en dos porciones de torta: Un pedazo a la derecha recalcitrante y nefasta y el otro a una “izquierda” con actitudes neoliberales que se mal llaman “progresistas”. Nuestros representados ahora se han adueñado de nuestras decisiones – como lo hicieron las 14 familias hace medio siglo – y de nuestra libertad, de elegir nuestro rumbo, de buscar un país mejor. Mataron, en pocas palabras, la movilización y organización de la sociedad.

Los dos partidos mayoritarios, FMLN y ARENA han convertido al país en un juego donde el mayor perdedor es el pueblo salvadoreño. Nuestra democracia que supone es representativa ha caído en una prostitución con la compra de voluntades, que cualquiera se vende al mejor postor y al que mejor cante la canción.

Hemos perdido los valores de la lucha social, de exigir nuestros derechos, somos – y seguiremos siendo -  agitadores de redes sociales más no de movilizaciones masivas. Las universidades, especialmente la única estatal, crean estudiantes mediocres, sin pensamiento, sin crítica, sin liderazgo… sin educación.

A 25 años de la paz que finalmente ha sido vendida; y de acuerdos tricionados, es hora de despertar de ese sueño cómodo en que los “lideres” nos han metido y hacer conciencia que sin la organización y la exigencia de nuestros derechos no saldremos adelante.

Es hora de que nadie tome decisiones por nosotros y tomar las riendas del país, buscando representantes capaces e idóneos que sean nuestra voz en los tres Órganos de Estado.

A 25 años de paz sin paz empecemos a buscar la justicia social.

Comentarios

Todos los campos son requeridos.

47 Av. Norte #226, Col. Flor Blanca, San Salvador.
Contáctanos: This email address is being protected from spambots. You need JavaScript enabled to view it.