¿Quién fue el beato Monseñor Romero?

05 Abr 2016 Redacción Vanguardia

El año 2015 consolidó a Monseñor Oscar Arnulfo Romero y Galdámez como la figura más exponencial de El Salvador a nivel internacional y es que, después de tantos años de lucha por la beatificación del Obispo mártir, el Vaticano, bajo el Papado de Francisco, hizo realidad este sueño de muchos, acto de justicia y de honor a la historia, para otros. Pero, ¿Quién fue el Beato Oscar Romero? ¿Unpracticante del catolicismo de derecha, un burgués, un proletario, o un "cura comunista"? Para despejar estas interrogantes, viajo a Ciudad Barrios, donde, entrevistó a familiares de Monseñor Romero.

 Redacción: Luz Marina Chicas.

Fotografías: Luz Marina Chicas.

Tras un cálido recibimiento en la morada de origen de los Romero Galdámez, ubicada frente a la casa de Monseñor, la señora. Irlanda Gutiérrez y su hijo, Vladimir Gutiérrez, prima y sobrino respectivamente del Beato, nos mostraron cada una de las reliquias familiares, entre las cuáles se encuentran varias pertenecientes al Beato, destacando el contexto de religiosidad y unión familiar que siempre les caracterizó y que determinó según los interlocutores, el carácter y vocación de Monseñor: una infancia basada en altos valores, de principios y servicio a los demás que se pusieron de manifiesto desde temprana edad,cuando el niño Oscar Arnulfo, ayudaba a sus padres con diligencia, al terminar la jornada de estudios y que hizo que el pueblo le tomara cariño y simpatía desde entonces.

Contrario a lo que se especula, Monseñor no provino de una familia de escasos recursos económicos. Su padre, en aquella época, ya era funcionario de telecomunicaciones y la familia poseía propiedades y cultivos de café al punto que sin ser extremadamente acaudalados, contaban con medios para proporcionar comodidades y solvencia económica a sus hijos. 

En una ocasión, Monseñor Romero realizó un importante donativo para la construcción de la Catedral Basílica de San Miguel al vender una propiedad que le pertenecía. Así lo señalan sus familiares quienes en todo momento, han resguardado con fidelidad la imagen, vida y obra del Mártir como lo más preciado. En tal sentido, desaprueban lo que a su juicio califican como mala utilización del nombre del Beato para fines políticos, ya que el mensaje de Romero siempre estuvo en armonía con su profesión ministerial, en compromiso con su pueblo en general y en defensa de los más oprimidos.

En diversas homilías, Monseñor hizo llamados a los dos bandos que protagonizaron el conflicto a dejar el camino de la guerra y de la sangre y a retomar el  del amor, el entendimiento y la reconciliación. 

Para la familia, honrar a Romero es interpretar su mensaje, vivirlo, seguir sus huellas,despojarlo de colores políticos o partidarios. Después de todo, a Romero lo santificó el pueblo, por el que vivió, sufrió y dio su vida. La siguiente batalla es por la canonización que esperan, se efectúe en los  próximos dos años, afirmó el Sr. Gutiérrez.

Además se podría afirmar que Monseñor Romero hoy por hoy es un referente no solo nacional sino internacional de una lucha reivindicativa de los menos afortunados “los pobres” los que no tenían la voz. Seguir hablando del Beato es hablar de un ser humanizado no politizado.

Comentarios

Todos los campos son requeridos.

47 Av. Norte #226, Col. Flor Blanca, San Salvador.
Contáctanos: This email address is being protected from spambots. You need JavaScript enabled to view it.